Etiquetas

, , , ,

tarjetas de visita originales

Ayer estuve en Logroño invitado por Iniciador La Rioja y EmprendeRioja para impartir una conferencia titulada “Vender es un arte al alcance de cualquiera” basada en el contenido de mi libro “Todos somos vendedores“. Fue una jornada muy estimulante y eso que estuve a medio gas debido a una inoportuna gripe que me tuvo un poco tocado.

Como es habitual en Iniciador, los organizadores (‪@myr_iam‬@RaquelAzofra‬ ‪@jorgemn‬ ‪y @davideguizabal‬) me acogieron con una gran hospitalidad y eso que me perdí lo mejor: las sesión de vinos y tapas por la Laurel al acabar el evento, pero mi salud no estaba para muchos trotes. Durante el evento, me llamo especialmente la atención lo heterogéneo del publico: estudiantes, jóvenes trabajadores pensando en su primer emprendimiento, comerciales de empresas consolidadas y emprendedores de mas de 40, todo ello de diferentes sectores de actividad. Una muestra más de que el interés por emprender no tiene edad.

En el habitual intercambio de tarjetas durante el networking final del evento, me sorprendieron con un par realmente originales: una de ellas, de uno de los organizadores, tenia en su reverso un “¡Hola______!” con un espacio en blanco donde escribió mi nombre en el momento. Una forma sencilla y económica de llamar la atención del que recibe la tarjeta. Pero el premio a la mejor tarjeta de visita que me han dado nunca se lo llevo sin duda Juan Manuel García, que me entrego una moneda con sus datos. Nunca había visto una cosa igual.

Una buena tarjeta de visita es una oportunidad más para diferenciarse con respecto a la competencia. Cuando un cliente tiene una necesidad y hace memoria de a qué proveedores puede llamar, es necesario que se acuerde de nosotros. Todo es poco para llamar su atención y este tipo de detalles pueden marcar la diferencia entre recordarnos o no.

¿Qué está pasando en Logroño para que sus tarjetas sean tan originales? No tengo ni idea, pero está claro que el resto ¡tenemos que aprender de ellos!

Anuncios