Reinvención profesional

En el último Afterwork de la temporada antes del parón veraniego en Capital Radio hablamos de reinvención profesional y compartimos la charla con Sandra Solis, consultora, formadora y coach ejecutiva, además de un buen ejemplo práctico de cómo reinventar tu vida profesional y una buena amiga.

A lo largo del programa charlamos de la idea de reinvención profesional y de por qué es importante que readaptemos nuestra vida laboral a los tiempos. También es muy interesante para las empresas: aquellas que disponen de equipos que se sienten felices incrementan un 37% sus ventas y multiplican por tres su innovación. Son datos que Sandra nos presentó durante el programa.

También hablamos de lo contrario: diversas encuestas reconocen que en España solo el 6% de los encuestados anónimamente admite sentirse “altamente involucrado” con su trabajo y el 85% reconoce “no estar comprometido”. Son datos terribles que tienen una doble lectura: el entorno laboral no pone las cosas fáciles y el profesional ha perdido las ganas. La pescadilla que se muerde la cola.

La reinvención profesional también tiene mucho que ver con el concepto de intraemprendimiento del que ya hemos hablado en varios programas y al que dedico mi segundo libro. Muchas de las ideas expuestas por Sandra son similares a las que suelo contar en mis conferencias cuando hablo de entornos de alta motivación para atraer a los profesionales de perfil intraemprendedor.

Acabamos hablando de consejos y errores a la hora de abordar nuestra reinvención profesional y con una cita del libro “Velocidad” (Ahmed y Olander): “A las organizaciones con estructuras continuistas que neutralizan cualquier idea sustanciosa les ocurrirá algo terrible: nada

El programa estará disponible durante unos días aquí. Nuestra intervención a partir del minuto 8.

Video sobre la experiencia The Silver Lab

Etiquetas

, , ,

Durante las últimas semanas de 2021 estuve participando como mentor en The Silver Lab, una iniciativa para apoyar y visibilizar el talento senior en el ámbito del emprendimiento y fomentar nuevos modelos de negocio alrededor de la innovación y la sostenibilidad.

A lo largo de varias semanas, tuve sesiones con emprendedoras mayores de 45 años que lideraban proyectos con negocios sostenibles. Mi misión fue revisar sus modelos de ventas, identificar segmentos de clientes y trazar un plan de business-focus realista. En la web de The Silver Lab está toda la información sobre las emprendedoras y sus proyectos.

Hace unos meses grabamos una entrevista en la que los diferentes mentores y las emprendedoras explicábamos cómo había sido el proceso. El montaje final en vídeo, “Supporting Senior Entrepreneurs in Madrid”, está disponible junto con otras iniciativas similares que han tenido lugar en diversos puntos de Europa durante el 2021.

En resumen, una bonita experiencia en la que Impact Hub Madrid me dio la posibilidad de participar.

Retargeting: la publicidad que me persigue

Etiquetas

, , , , , ,

Mi intervención del pasado miércoles en Capital Radio la dedicamos a una técnica de marketing online denominada Retargeting. Más allá de su definición formal que luego comentaré en detalle, todos hemos experimentado sus consecuencias: buscas en Google información sobre Roma porque estás pensando en hacer una escapada y durante los siguientes días, te aparece publicidad sobre viajes a Roma o sobre hoteles en Roma, generando la sensación de que los anuncios te persiguen. A continuación resumo lo hablado durante el programa.

Un poco de historia de la publicidad

En los medios tradicionales (prensa, radio, TV) y en los soportes físicos (vallas publicitarias) siempre ha sido difícil personalizar los anuncios. Las plataformas publicitarias solo podían ofrecer una personalización basada en ciertas generalidades como por ejemplo:

  • la prensa o la radio económica era consumida por un perfil de usuario con interés por la economía y se le presupone un nivel de estudios más alto
  • los programas de TV por las mañanas suelen ser vistos por audiencias de mayor edad, especialmente personas jubiladas.
  • una revista de nicho (coches, caza, deportes, etc) nos puede dar pistas sobre los intereses del lector.

Con la llegada de internet y en especial de las redes sociales y los buscadores, las grandes plataformas tienen un altísimo conocimiento de los usuarios con la información que todos suministramos de manera voluntaria: edad y sexo, intereses generales, intereses particulares o temporales, ubicación geográfica, tipo de relaciones, contactos, etc. Los nuevos sistemas de publicidad tratan de explotar toda esta información para ofrecer una experiencia mucho más personalizada.

¿Cómo se recopila la información?

Además de la huella digital que producimos de forma voluntaria, uno de los principales elementos para recopilar información son las cookies.

Las cookies son un fichero de datos que se almacena en nuestro ordenador cuando visitamos una web. Se usan para dos finalidades:

  1. Recordar accesos: cuando volvemos a navegar por una web que ya hemos visitado anteriormente.
  2. Conocer hábitos de navegación: la web visitada nos reconoce a través de la cookie, de tal forma que sabe quienes somos y que hemos hecho en visitas anteriores.

El RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) obliga a todas las webs a informar que van a instalarnos una cookie y de qué tipo se trata. Como usuarios, podemos elegir si queremos cookies o no, e incluso decidir qué tipo de cookie estamos dispuestos a aceptar (analítica, marketing, cesión de información a socios comerciales o empresas del grupo, etc).

Los anunciantes también disponen de otras herramientas como las balizas web (también llamadas web beacons o píxeles), invisibles al usuario pero que informan a la plataforma publicitaria de que un usuario ha visitado determinada web como consecuencia de hacer click en un anuncio.

La suma de huella digital, más una buena configuración de cookies y balizas, aportan muchísima información al anunciante sobre el perfil de los visitantes y su comportamiento.

¿Cómo funciona la publicidad online?

Una vez que las plataformas conocen quiénes somos y nuestros hábitos de navegación, ofrecen esta información a los anunciantes de forma anonimizada.  El anunciante elige qué segmentos de audiencia son los más adecuados para sus campañas y pujan por alcanzarlos frente a otros anunciantes.

Debido a que, como norma general, los anunciantes no pagan precios fijos por sus campañas sino que pujan en una subasta, se producen algunas anomalías en el sistema que nos pueden producir la sensación de que dichas campañas no tienen nada que ver con nosotros. Esto es así porque la publicidad que recibimos pertenece al anunciante que más ha pagado, aunque no sea la más relevante para nosotros.

También hay veces que las plataformas quieren investigar si determinada temática nos puede gustar, por eso nos tantean con anuncios para estudiar nuestro comportamiento. Si hacemos click, añaden esa temática a nuestro perfil, si no, la ignorarán.

¿Qué es el retargeting?

Llamamos retargeting a técnicas de marketing que buscan reforzar un producto concreto o una campaña a través de la repetición de publicidad para clientes que ya han mostrado un interés previo: una búsqueda en Google, una visita a la web del producto o un simple click en un anuncio.

Durante el programa, Eduardo Castillo nos contaba como había buscado información sobre muebles de jardín y llevaba días en los que le perseguían este tipo de anuncios. Hicimos el experimento de navegar con su ordenador por algunas webs durante el programa y, por supuesto, aparecieron los anuncios.

Esta repetición del impacto publicitario se puede experimentar a través de nuevos anuncios en otras webs como en el caso de los muebles de jardín, pero también a través de anuncios en redes sociales o incluso mediante email marketing.

Las técnicas de retargeting se van sofisticando y, por ejemplo, nos pueden llegar anuncios cuyo origen está en los intereses de mis amigos o en el contenido de emails (muchas de las grandes plataformas publicitarias también ofrecen servicios gratuitos de email). Este suele ser el origen de esas publicidades que surgen después de una conversación informal con amigos y que generan la inquietante sensación de que el teléfono nos escucha.

Qué podemos hacer para que no nos persiga el retargeting

No hay grandes soluciones para evitar recibir el impacto de campañas de repetición, pero estas podrían ser algunas ideas:

  1. En las webs que visitamos, configurar las cookies para no permitir “cookies de marketing” y “cesión a terceros”
  2. Utilizar bloqueadores de anuncios (adblockers)
  3. Navegar con VPNs o con navegadores anónimos como Tor

En general todas estas soluciones exigen un pequeño esfuerzo por parte de los usuarios: configurar las cookies de las webs que visitamos, instalar un adblocker o en el caso de usar Tor, navegar mucho más lento, por lo que podemos considerar la publicidad de repetición como un mal menor.

Como es habitual, el programa completo estará disponible durante unos días aquí. Mi intervención a partir del minuto 9.

Hablando sobre contraseñas y accesos seguros en los informativos de TVE

Etiquetas

, , , , , ,

 

El pasado sábado intervine en un reportaje emitido por los informativos de La 1 en TVE (mediodía y tarde) sobre accesos seguros, el correcto diseño de contraseñas y los nuevos sistemas passwordless.

Aunque el reportaje se emitió con un formato muy breve, durante la entrevista comentamos que una buena contraseña es aquella de uso individual (que no sea compartida con otras personas), lo suficientemente larga (al menos 10 caracteres) y que combine letras, números, caracteres especiales, mayúsculas y minúsculas. No debemos diseñar nuestras contraseñas con datos personales como nuestro nombre propio, el nombre de nuestros hijos o de una mascota, el cumpleaños o el año de nacimiento. Tampoco es recomendable usar la misma contraseña en varios servicios, ya que si uno de ellos fuese hackeado, los atacantes podrían acceder al resto de servicios.

Las estadísticas dicen que las contraseñas más repetidas en el mundo son 123456, abc123 y password. También son muy habituales las secuencias de letras o números iguales como zzzz ó aaabbb y las secuencias del teclado como qwerty ó asdf. Así que deberíamos evitar todas estas combinaciones ya que son las primeras que probará un atacante.

Para aumentar la seguridad de nuestras cuentas, podemos usar autenticación de doble factor (cada día más presente en los principales servicios digitales y plataformas) o una app de gestión de contraseñas.

Otra tendencia es la autenticación sin contraseña o passwordless que pretende incrementar la seguridad de los sistemas al mismo tiempo que se facilita la vida de los usuarios. En lugar de contraseña, el sistema nos pide autenticación biomética (mediante huella dactilar o detección facial) o validaciones a través de email o mensajes al móvil. Son el tipo de accesos que ya estamos utilizando en los servicios bancarios y que podrán incorporarse en otros servicios como las plataformas de comercio electrónico o las redes sociales, aunque está por ver que los usuarios quieran ceder información biométrica u otras vías de contacto a este tipo de servicios. Como norma general, todavía seguimos confiando en los bancos para cederles nuestros datos personales y no tanto en la red social de turno o en una plataforma de e-commerce con sede en un país de fiscalidad exótica.

El clip del reportaje está publicado en esta noticia corta en la web de RTVE. También disponible el informativo completo aquí (mi intervención a partir del minuto 27).

Sharenting y el sentido común cuando publicas fotos de tus hijos en redes sociales

Etiquetas

, ,

El pasado miércoles dediqué mi colaboración mensual en Capital Radio a hablar del sharenting, el uso habitual de las redes sociales para compartir contenidos de nuestros propios hijos. Es un tema espinoso, como todo lo que tiene que ver con los niños y la libertad de sus padres para educarlos como quieran. Así que no se trataba de juzgar a nadie, sino de compartir algunas reflexiones, riesgos y consejos generales sobre el tema.

La expresión “Sharenting” proviene de la fusión de los términos anglosajones “Share” (compartir) y “Parenting” (partenidad), algo así como compartir la paternidad. El sharenting se ha convertido en una práctica muy habitual para algunos padres y madres, potenciada por la cada vez más habitual lejanía de los miembros de algunas familias que viven en otras provincias o incluso en el extranjero y, por supuesto, las pequeñas dosis de autoestima que nos generan los likes y los comentarios acerca de nuestros hijos.

Hasta la fecha, no ha existido otra generación de niños con una infancia tan pública ya que somos la primera generación que está experimentando de manera generalizada con las redes sociales. No sabemos qué va a pasar dentro de una década cuando esos niños sean adultos, pero es probable que muchos no estén de acuerdo con lo que hicieron sus padres.

Podríamos tomar como ejemplo esas fotos que todos los padres y madres conservan con orgullo en el salón durante décadas con el bautizo, la comunión o la graduación de sus hijos y en la que todos nos sentimos ridículos desde nuestra perspectiva adulta. Las redes sociales amplificarían enormemente ese efecto, ya que no solo verían las fotos de nuestra infancia los amigos de nuestros padres sino cualquiera que haga una búsqueda en la red social de turno.

¿A qué riesgos nos enfrentamos?

En primer lugar, y más importante, estamos generando una huella digital que viola la privacidad, o más bien la futura privacidad que corresponde a nuestros hijos. Puede que cuando sean adultos, no deseen que un buscador indexe fotografías suyas de su etapa infantil o preadolescente.

Por otra parte y sin pretenderlo, podemos estar favoreciendo el futuro bullying de nuestros hijos, ya que podemos estar compartiendo información que pueda alimentar las burlas o el acoso. 

También existen otros riesgos, menos probables, pero que no podemos pasar por alto, como el secuestro físico o de la identidad digital del niño, ser objeto de memes y burlas o ser reclamo para servicios ilegales (o al menos cuestionables)

Tres reflexiones antes de publicar fotos de nuestros hijos

Aunque en el fondo todo este tema se puede resumir en tener un poco de sentido común, está bien tener en cuenta estas tres reflexiones:

  1. Tu hijo no gana nada con la publicación de sus imágenes o vídeos.
  2. Recordar el dicho: “Nunca publiques en internet aquello que no quieras que pueda ser publicado en un periódico o que pueda surgir en una entrevista de trabajo o un juicio”.
  3. Todo lo que se publica en internet escapa de cualquier control, ya que aunque lo eliminásemos, siempre puede haber sido capturado, almacenado y reutilizado.

Consejos para publicar contenido de nuestros hijos en redes sociales

  • Configurar de forma correcta (y restrictiva) las opciones de privacidad de nuestras redes sociales. En el caso de publicación de fotos de menores, no utilizar cuentas públicas.
  • No es recomendable crear una cuenta propia de nuestro hijo con su nombre, sino utilizar la cuenta de un adulto que, como norma general, suele tener mejor configuradas las opciones de privacidad.
  • Cuando nos planteemos la publicación de una imagen, pensar cómo se sentiría la versión adulta de nuestros hijos si en el futuro vieran esa imagen.
  • Si nuestros hijos tienen suficiente edad, podemos consultarles su opinión. Si un contenido no les agrada, deberíamos replantearnos su publicación.
  • Nunca publicar imágenes en las que los niños estén desnudos, aunque sea parcialmente.
  • Nunca dar la localización de nuestro hijo, su colegio o sus costumbres.
  • Si enviamos imágenes a través de aplicaciones de mensajería instantánea (Whatsapp, Telegram, etc), especialmente en grupos, asegurarnos de que las personas que están al otro lado son de nuestra confianza.
  • Una vez que hemos decidido el nivel de privacidad con el que nos sentimos cómodos, dejar claro a nuestros familiares y amigos más cercanos que ese nivel de privacidad debe ser tenido en cuenta por ellos también en todo lo relativo a nuestros hijos.

Como siempre, el programa estará disponible durante unos días en este enlace. Mi intervención a partir del minuto 11.

Conversación sobre intraemprendimiento en el podcast Liberarte Café

Etiquetas

, ,

 

Hace unos días se publicaba este vídeo con la conversación que mantuve con mi amiga Sandra Solis, consultora, formadora y coach ejecutiva, para su serie de podcasts. La idea fue mantener una charla informal sobre las claves del intraemprendimiento. Sandra conoce bien el tema, puesto que sería el ejemplo perfecto de intraemprendedora en las empresas en las que ha trabajado.

A lo largo de 50 minutos, comentamos las cualidades de la actitud intraemprendedora, los pilares que facilitan la cultura emprendedora en la empresa, las dificultades para favorecer el intraemprendimiento (tanto desde la perspectiva de las compañías como de los profesionales que trabajan en ellas) y de cómo podemos poner en práctica el intraemprendimiento si somos de esos profesionales que no podemos estar quietos.

Disponible en ivoox, Spotify, Youtube y prácticamente en todas las plataformas de podcasting.

Hablando sobre la dark web en los informativos de TVE

Etiquetas

, ,

 

Hace unos días me contactó Raul Portero de RTVE para charlar sobre la Dark Web: cómo se puede acceder, qué diferencias existen con respecto a la web superficial y qué tipo de contenidos podemos encontrar. Todo ello surgió por este otro post que publiqué hace unos meses con mi intervención en Capital Radio hablando sobre la red oscura.

La charla está muy recortada para acogerla al formato de los informativos pero creo que da una primera visión rápida de lo que puede ser la Dark Web: no solo un mercado persa donde se puede comprar prácticamente cualquier cosa ilegal, sino también un recurso muy valioso para activistas y una vía de escape para la población que tiene limitado el acceso a la información como ocurre actualmente en Ucrania y en Rusia.

El informativo completo está disponible aquí. Mi intervención a partir del minuto 28. 

Personas mayores y tecnología

Etiquetas

, , , , , ,

El pasado miércoles dedicamos mi intervención en el programa Afterwork de Capital Radio a hablar de la relación entre las personas mayores y la tecnología. El tema surgió a raíz de una pequeña anécdota con mi madre y sus pequeños sustos con la informática.

Las personas mayores como mi madre (hablamos de personas entre 60 y 80 años) llevan una década de relación forzosa con la tecnología, en ocasiones más fluida y serena, y en otras verdaderamente tortuosa. Ha sido en estos últimos años cuando los modelos de relación con clientes han experimentado una elevada digitalización y los mayores se han visto forzados a realizar, vía internet, múltiples gestiones que antes eran presenciales o atendidas por personas.

Hay que poner en contexto el cambio que ha experimentado esta generación: del teléfono heraldo al smartphone, de poner al día la cartilla del banco a acceder a los movimientos de cuenta via app, de comprar un billete de tren con un taquillero han pasado a adquirirlo en una máquina expendedora, o de recibir la factura de la electricidad o el gas por carta a tener que revisar un área de clientes en la web del proveedor de servicios. Son muchos cambios para una generación que no utilizó ordenadores y teléfonos inteligentes hasta que fue estrictamente necesario.

Hay que tener en cuenta además que la usabilidad de muchos de estos servicios y procesos es relativamente sencilla para personas que están acostumbradas a utilizar webs y apps, pero increíblemente compleja para alguien que no tiene experiencia y que no tiene por qué conocerlo. Los que diseñamos aplicaciones consideramos como universales algunos códigos e interacciones que en el ámbito concreto de los mayores no tienen por qué ser interpretados como tal.

También pueden tener una barrera adicional con el inglés. La generación de los mayores no estudió inglés de forma generalizada como sí han hecho las generaciones más jóvenes, así que la navegación se puede convertir en inviable por algo tan sencillo como el idioma.

Pero hay dos ámbitos en los que la vida digital de los mayores se complica especialmente: la banca y la administración pública.

Banca

Entre 2010 y 2020, el número de sucursales bancarias en España ha disminuido un 50%. De 43.000 sucursales en 2010 hemos pasado a 20.900 en 2021, de tener 96 oficinas por cada 100.000 habitantes en 2009 a tener 47 en 2020. Aún así, España es el segundo país con más oficinas bancarias entre los principales de la Unión Europea, casi igualada con Francia y muy por encima de la media europea de 26 sucursales por cada 100.000 habitantes. Así que estas cifras no dejan lugar a dudas de que se seguirán cerrando muchas más sucursales bancarias.

Venimos de un escenario de saturación de sucursales en el que era habitual que las personas mayores estuvieran acostumbradas a tratar con personas para cualquier asunto relacionado con su banco. Con los cierres, el servicio de atención se ha ido degradando, se han reducido horarios de atención y las operaciones más habituales se derivan al cajero o a la app de turno. Los bancos, sin embargo, no han hecho más que incrementar su rentabilidad con los cierres.

Ante esta situación, surgió con muchísima fuerza la iniciativa “Soy Mayor No Idiota” en change.org, liderada por Carlos San Juan, que ha sumado más de 600.000 firmas para pedir a los bancos que mantengan un servicio mínimo de calidad para los mayores.

Las palabras del propio Carlos resumen muy bien el problema: ”Cada vez más, para trámites sencillos, te exigen usar tecnologías complejas que muchos no sabemos utilizar. Muchas personas mayores están solas y no tienen nadie que les ayude, y otras muchas, como yo, queremos poder seguir siendo lo más independientes posibles también a nuestra edad. He llegado a sentirme humillado al pedir ayuda en un banco y que me hablaran como si fuera idiota por no saber completar una operación.”

La campaña ha sido un completo éxito: tres de cada cuatro españoles mayores de 65 años están al tanto de la campaña de recogida de firmas. Gracias a iniciativas como la de Carlos, los bancos se han visto obligados a reaccionar y han planteado al Gobierno una batería de medidas para mejorar la atención a sus clientes más mayores: el compromiso de una atención más personalizada en las sucursales con horarios más amplios, trato preferente por teléfono y el compromiso para hacer más fáciles las operaciones con los cajeros y las apps.

Administración pública

Aunque pudiera parecer que la banca es el ámbito digital que más problemas genera a los mayores, un sondeo de Metroscopia refleja que las gestiones con el sector público presentan el mayor riesgo de exclusión digital: El 70% de los mayores de 65 años asegura que su peor problema en la era digital es la Administración pública.

En dicho estudio, los mayores de 65 años consideran que las gestiones con la administración le resultan muy complejas, por encima de las gestiones con empresas de servicios, solicitar una cita médica, comprar un billete de avión o tren y realizar una gestión bancaria.

No todo es negativo

Después de todos estos datos, no querría quedarme con un mensaje pesimista sino más bien lo contrario.

A pesar de que muchos mayores se han encontrado con la tecnología de forma forzosa, de que apenas han tenido tiempo para aprender y de que no tenían experiencia previa, han sido capaces de asumir con total normalidad algunas tecnologías como las pulseras de actividad, las redes sociales (Facebook, Whatsapp), la lectura en dispositivos electrónicos (ebooks) o las videollamadas. Todo ello sería impensable hace diez años. A día de hoy, mi madre y sus amigas miden los pasos que hacen cada día, comparten experiencias vía redes sociales o leen sus libros favoritos en un ebook. Son un ejemplo para nosotros de valentía, superación y adaptación.

Silver Economy

Llamamos silver economy a todas aquellas actividades económicas, productos y servicios destinados a satisfacer las necesidades concretas de los mayores de 65 años. Como colectivo, los mayores son un público interesante:

  • Tienen un poder adquisitivo medio
  • Disponen de más tiempo libre y le gusta aprovecharlo en actividades culturales y de ocio
  • Son consumidores fieles
  • Les gusta cuidarse, hacer deporte y comer bien

Por tanto, estamos en un momento atractivo para generar nuevas oportunidades de servicios adaptados a los mayores, incluso nuevas profesiones que den respuesta a las demandas que generan, muchas de ellas relacionadas con la tecnología.

Algunos consejos finales para ayudar a los mayores

Para acabar, ¿qué podemos hacer para ayudar a las personas mayores de nuestro entorno en su relación con la tecnología?

  1. Tener paciencia, ya que muchos de los conceptos que consideramos normales, pueden ser completamente nuevos para ellos.
  2. Utilizar metáforas para explicar conceptos difíciles
  3. Elegir dispositivos que no sean demasiado complejos y que no tengan más funcionalidades de las que vayan a usar. Demasiadas opciones les pueden despistar.
  4. Usar programas de acceso remoto para poder ayudarles sin necesidad de presencialidad.

Como siempre, el programa completo estará disponible temporalmente aquí. Mi participación a partir del minuto 9.

 

10 años de blog

Etiquetas

, , ,

Estoy de aniversario: hoy hace diez años que empecé este blog. Desde este “hola mundo” del pasado 1 de abril de 2012 hasta el presente post, llevo actualizando este site de forma más o menos regular durante una década. 

¿Y qué me lleva a seguir manteniendo vivo este sitio? Es cierto que escribir y mantener un blog está en desuso. Éste es uno de los grandes cambios que han ocurrido en la web 2.0 desde el 2012 hasta hoy. Las redes sociales han devorado a los blogs. El consumo de contenido en la actualidad es mucho más rápido, incluso voraz, buscando el impacto visual, el titular corto pero efectivo y, por supuesto, el like que alimenta nuestros egos. No queda mucho espacio para la reflexión más pausada, para leer un artículo durante unos pocos minutos. Esta es la tendencia de consumo actual. ¿Es mejor o es peor? No lo sé, pero es lo que hay.

Durante estos años, muchos de los blogs que tenía indexados en mi lector de feeds han ido desapareciendo o han sido abandonados y no incluyen una actualización desde hace años. Pero los blogs sigue manteniendo una cualidad muy importante: se posicionan excepcionalmente bien en buscadores. El hecho de que haya cada vez menos blogs actualizados también nos favorece a los “usuarios senior” que aún seguimos manteniendo nuestros diarios digitales al día. Así que me ha beneficiado mucho a lo largo de esta década para promocionar mis libros y mi agencia, para participar en congresos y conferencias y para colaborar en medios de todo tipo: primero en otros blogs, después en prensa, posteriormente en radio y finalmente en televisión. ¿Me merece la pena? En mi caso particular, la visibilidad que me ha dado el blog me recompensa sin dudarlo el trabajo que me ha supuesto mantenerlo durante estos diez años. Además, el blog también me ha dado la oportunidad de profundizar en temas que conocía de forma ligera. Está claro que escribir un artículo sobre una temática te exige informarte y, en definitiva, te obliga a no decir tonterías.

Si tiro de estadística a lo largo de estos diez años, esta entrada es la número 422. ¡Me parece mentira que haya escrito tanto! Las tres entradas más vistas a lo largo del tiempo son Cómo publicar un buen anuncio de alquiler, 15 impactantes predicciones sobre el futuro que viene y Tres frases de Sun-Tzu aplicadas al mundo de la venta. Los países que más tráfico me han aportado han sido España, México, Estados Unidos, Colombia y Perú por este orden. Y como curiosidad, he recibido tráfico de sitios muy distintos, incluido el mítico Forocoches. 

Aunque no esté de moda, como decía antes, y sucumbamos al placer rápido de las redes de impacto visual como Instagram o Tiktok, (yo mismo mantengo un canal de Instagram razonablemente actualizado. Con Tiktok todavía no me atrevo…) seguiré manteniendo este blog, al menos, mientras siga teniendo cosas que contar.

Para acabar me gustaría agradecer de corazón a todos los lectores que han pasado por estas páginas, que se han interesado de alguna forma u otra por mis contenidos, a los que han participado con sus comentarios y a los que me han enlazado y recomendado. Espero de verdad que hayan encontrado útil e interesante el contenido.

Pues nada, sigamos escribiendo.

 

Cinco claves para vendernos mejor. Conversación para el podcast de Rosa Montaña.

Etiquetas

, ,

Hace unos días compartía una conversación bajo el título «Cinco claves para vendernos mejor» con Rosa Montaña para su nuevo podcast «Del infierno al purgatorio«. Más que una ponencia fue un agradable diálogo entre amigos con el particular estilo desenfadado de Rosa.

A continuación un resumen rápido de las claves que tratamos:

1.- Todos somos vendedores

Todos nos dedicamos a vender pero en la mayoría de ocasiones no nos damos cuenta de ello. Más allá de lo estrictamente profesional, nuestra vida está llena de momentos de venta: vendemos proyectos, vendemos planes, vendemos esperanza. Tomemos conciencia y veamos la vida con «ojos de vendedor».

2.- Educación sobre ventas

Como no somos conscientes de todos los momentos en los que estamos vendiendo, no nos preparamos para ello. Yo fui seis años a la Universidad y nadie me habló de que tuviera que vender nada. Me prepararon para diseñar, producir y ejecutar, pero no para vender.

3.- El producto es secundario, lo importante es cómo lo vendamos

Los productos que triunfan en el mercado no son los mejores en su categoría sino los que nos han vendido mejor. Lo mismo ocurre con nosotros mismos como profesionales. No olvidemos dedicar tiempo a nuestra marca personal.

4.- Vender = confianza

Todo lo relacionado con la venta se ha ganado muy mala fama, quizás de forma merecida por los desmanes de unos pocos. La venta entendida como pelotazo o como «aquí te pillo, aquí te mato» tiene que quedar atrás. La venta del siglo XXI debe basarse en cultivar buenas relaciones personales basadas en la confianza mutua

5.- Resistir e insistir

El buen vendedor es aquél que resiste e insiste. Una correcta estrategia de seguimiento de clientes y proyectos multiplicará el éxito de cualquier vendedor.

Puedes escuchar el audio completo a continuación o acceder a la página de iVoox aquí.