6 razones por las que alquilar tu casa en Airbnb no es una buena idea

Etiquetas

, , , , ,

Ultimamente he charlado con varios amigos que se estaban planteando alquilar sus casas por Airbnb y me he dado cuenta que no estaban teniendo en cuenta algunas cuestiones importantes. Así que he decidido compilar en este post las razones por las que considero que alquilar tu casa en Airbnb (o cualquier plataforma similar de turismo vacacional) no es tan buena idea.

Vaya por delante que soy un convencido de la economía colaborativa y que yo mismo he utilizado alquiler vacacional en mis viajes, pero eso no quiere decir que sea la opción adecuada para todos los propietarios.

1.- El modelo de negocio

Lo primero que hay que tener claro es que el modelo de negocio del alquiler de larga estancia (alquiler tradicional) y el vacacional (Airbnb o similar) no tienen nada que ver, porque el vacacional es un negocio de hostelería puro y duro.

Tendrás que ocuparte de la limpieza cada pocos días, de cambiar sábanas y toallas y lo que quizás sea más costoso de todo, la gestión de entradas y salidas que por lo general será en horarios muy diversos. Habrá viajeros que lleguen muy pronto por la mañana o muy tarde por la noche y tendrás que estar siempre disponible para facilitar los accesos. Todo ello te exigirá una gran dedicación. Si te inclinas por subcontratar tanto la limpieza como la gestión de entradas / salidas, tendrás una considerable merma en tus beneficios.

En el caso del alquiler de larga estancia, salvo incidencias, sólo tendrás que ocuparte de la selección de inquilino y la entrega de la vivienda, pero luego estarás uno o varios años sin tener que intervenir.

2.- Todos los gastos están incluidos en el precio

Como he dicho antes, el alquiler vacacional es un modelo de hostelería, por tanto el precio debe incluir todos los gastos de la estancia como la electricidad, la calefacción, el agua caliente, etc. Los inquilinos esperarán además que haya servicios como internet, menaje y hasta una Nexpresso.

En el alquiler de largo plazo, lo habitual es que el propietario pague solamente el coste de la comunidad de vecinos pero todos los gastos de consumo (agua, gas, electricidad, etc) serán por cuenta del inquilino. Por tanto, al beneficio del vacacional hay que restarle los gastos de todos los consumos.

3.- La razón fiscal

Ojo con el dinero que te paga Airbnb. No todo es beneficio, porque como es lógico, tendrás que pagar impuestos por el beneficio obtenido. Mucha gente piensa que esos pequeños ingresos pasarán desapercibidos para Hacienda pero no es así. La Agencia Tributaria ha intensificado el control sobre todas las plataformas de economía colaborativa, así que no te plantees que pueda ser un negocio en “B”. Te pillará Montoro.

Por otra parte, el 60% de los ingresos por alquiler de viviendas de largo plazo entre particulares está exento de pagar impuestos.

4.- Las regulaciones que vienen

Todas las comunidades autónomas tienen legislaciones más o menos avanzadas para regular la economía colaborativa y en especial el alquiler vacacional. El lobby hotelero es muy fuerte en un país como España en el que el turismo es una gran fuente de riqueza, y no van a parar de presionar para conseguir que se legisle a su favor. Hay algunas comunidades y ayuntamientos que ya están poniendo importantes limitaciones al alquiler vacacional y otras que están en ello.

Tenlo en cuenta por si en la comunidad autónoma donde se encuentra tu vivienda va a haber cambios legislativos que te limiten la actividad o incluso que puedan prohibírtela, por lo que directamente sería un alquiler ilegal.

5.- El desgaste de la vivienda

No es lo mismo que una persona ocupe tu vivienda durante un año que durante un fin de semana. Es algo inconsciente pero es así: la sensación de estabilidad de un inquilino de largo plazo hace que se preocupe más por el cuidado y mantenimiento de la vivienda que una persona que sólo va a estar allí un par de noches.

Un ejemplo cercano: el maltrato que sufre un coche alquilado por días no es el mismo que el que sufre un coche en renting por 3 años.

6.- Tus vecinos te odiarán

Es normal que a los vecinos de tu edificio no les guste ver gente nueva cada dos o tres días, con maletas entrando y saliendo y por lo general, con horarios y costumbres muy distintas. Por no hablar de las posibles fiestas, cenas a altas horas, risas, etc.

Si quieres mantener buena relación con tus vecinos, olvida la opción de Airbnb. Sólo es una cuestión de tiempo que te pongan malas caras o incluso que prohiban el alquiler vacacional por un cambio en los estatutos de la comunidad de vecinos.

Como en todo, hay excepciones.

Creo que puede ser una buena opción para una persona que no tiene otro empleo y tiene alguna propiedad que puede explotar en modo vacacional. A falta de otra vía de ingresos, esta puede ser muy interesante.

También me parece muy buena opción para los que tienen muchas propiedades (al menos 8 o 10), ya que por economía de escala les merecerá la pena contratar a alguna persona que se encargue de la limpieza y la gestión y seguirán teniendo un buen ratio de beneficio.

Si tu caso no es ninguno de estos dos, quizás el alquiler de largo plazo es el más adecuado para ti.

Anuncios

Entrevista en “Mundo Emprende” de EsRadio

Etiquetas

, , ,

El pasado domingo estuve en EsRadio, concretamente en el programa Mundo Emprende presentado por Borja Pascual, en una entrevista informal en la que repasamos el contenido de mi último libro “Intraemprendedores”.

El podcast con el programa completo, dedicado a la Economía Colaborativa, está disponible aquí. Mi entrevista, a partir del minuto 23.

Gracias a Borja y todo el equipo por invitarme! :-)

 

Feliz 2018

Etiquetas

, , ,

Aprovecho el último día del año para compartir con todos vosotros la felicitación que hemos enviado desde mi empresa, El Equipo E, a todos nuestros clientes, proveedores y amigos. Siguiendo la línea iniciada el año pasado (ver 2016201520142013 y 2012) hemos optado por imprimirle un cierto carácter artesanal y analógico al diseño, porque creemos firmemente que hay vida más allá de lo digital. Así que ¡espero que os guste!

El 2017 que cerramos hoy, ha sido un año fantástico y si me lo permitís, voy a hacer un breve resumen a modo de recordatorio personal de lo que ha dado de sí este año. Para El Equipo E, el año ha venido lleno de proyectos interesantes y ha acabado con un rally de cierre un tanto estresante pero que seguirá teniéndonos muy ocupados en el arranque de 2018.

2017 también ha sido el año de promoción de “Intraemprendedores”, mi segundo libro. He podido presentarlo en las dos citas literarias más importantes del año, la Feria del Libro de Madrid y Sant Jordi en Barcelona y hablar de sus contenidos en eventos como el Sage Summit o el Salón Mi Empresa (desgraciadamente, parece que fue su última edición) y en varios eventos privados para empresas. Espero seguir subiendo a un montón de escenarios durante el año que empieza mañana.

Este año también ha sido intenso en la radio. Mi colaboración mensual con el programa #Afterwork de Capital Radio ha tratado múltiples temas relacionados con tecnología y negocio y que he tratado de resumir en este blog. Pero sin duda, la gran noticia del año fue la Antena de Oro otorgada a Eduardo Castillo, el director de #Afterwork. Ha sido un lujo compartir con él muchas horas de radio y aprender a su lado los trucos del oficio.

Por todo lo vivido, me da un poco de pena que se acabe 2017 pero estoy seguro que 2018 será igualmente apasionante. Sólo me queda desearos, queridos lectores, un enoooorme 2018. Espero que lo viváis con pasión y alegría y que no os dejéis contaminar por el pesimismo que inunda las noticias.

¡Vamos a por el 2018!

 

Fin de año en Capital Radio

Etiquetas

,

El pasado jueves volví al programa #Afterwork de Capital Radio en mi habitual colaboración mensual. Este mes de Diciembre interrumpimos el ciclo de profesiones con paro negativo del que llevamos hablando varios meses debido a los cambios en la programación por el especial sobre las elecciones catalanas.

El programa del pasado jueves fue más bien un debate a tres bandas con los compañeros Julián de Cabo y Victor Magariño repasando algunas de las noticias del ámbito tecnológico acontecidas en la última semana, como las maniobras de Trump para cargarse el principio de neutralidad de la red, la sentencia Europea que obliga a Uber a operar como una compañía de transporte, la volatilidad del Bitcoin o la ciberseguridad. El programa completo estará disponible durante unos días aquí.

Despido así el año radiofónico que retomaremos en Enero hablando de otro tema muy interesante: big data. El año que viene, ¡más!

Profesiones con paro negativo II: Expertos en Marketing Digital. Colaboración de noviembre en Capital Radio.

Etiquetas

, , , , , ,

El pasado lunes volví al programa #Afterwork de Capital Radio a seguir hablando de profesiones con paro negativo, el nuevo ciclo que abrimos el pasado mes de octubre y en el que iremos describiendo profesiones que en la actualidad tienen muy alta demanda en el mercado. En esta ocasión, dedicamos el programa a los “expertos en marketing digital”, una denominación un tanto genérica en la que confluyen diversas especialidades.

En primer lugar, definimos el marketing digital como la disciplina dentro del marketing que desarrolla estrategias para la promoción, venta y comercialización de productos y servicios, llevadas a cabo con medios digitales.

Sin pretender ser intensivo y tratando de no salirme de la línea generalista del programa, las principales estrategias de marketing digital de las que hablamos son:

– Publicidad display: Los anuncios en internet o “banners” son la estrategia más conocida. Podríamos decir que llegó de manera natural desde otros medios, ya que serían el equivalente en Internet a una valla publicitaria o un anuncio en una revista. Pueden ser más o menos sofisticados y seguir múltiples formatos. Algunos de ellos han sido calificados como muy intrusivos para el visitante (intersticiales, sonido preactivado, etc) y por ello es obligatorio que los anunciantes diseñen correctamente sus campañas para causar impacto sin molestar al usuario.

– Email marketing: Si la publicidad display es el equivalente a un anuncio en un periódico, el email marketing es el equivalente al buzoneo. El email marketing puede trabajarse sobre bases de datos propias o adquiridas a terceros. Para evitar que los emails sean considerados como spam por los usuarios o sean descartados directamente por los filtros antispam, el experto en email debe diseñar campañas que combinan el contenido de calidad con lo estrictamente publicitario.

– Estrategias sobre motores de búsqueda: En este ámbito agrupamos tanto el posicionamiento en los resultados naturales de los buscadores (SEO), como los anuncios patrocinados (SEM). La clave tanto en el SEO como en el SEM estaría en la correcta elección de las palabras clave o “keywords” en las que nos queremos posicionar, ya que en muchos casos, puede haber grandes diferencias entre cómo nos vemos a nosotros mismos y cómo nos buscan nuestros clientes, además del coste económico de asociarnos a dichas keywords.

– Estrategias en redes sociales: La popularización de las redes sociales ha dado lugar a infinidad de estrategias de marketing: desde los anuncios display en redes como Facebook, que ofrecen un altísimo nivel de segmentación, hasta la integración de los canales sociales en mi contact center o las estrategias de escucha activa.

– Inbound marketing (o “marketing de atracción”) Es quizás una de las estrategias más sofisticadas y una de las últimas en llegar. Se trata de atraer a los usuarios hacia mi marca mediante la generación de contenido de valor no intrusivo. El inbound marketing ha dado lugar al llamado “brand journalism” o periodismo de marca: empresas que crean sus propios medios de comunicación con el que generar contenido que atraiga clientes en directo. Por eso asociamos a Heineken con la música o a Red Bull con los deportes extremos, por poner un par de ejemplos muy conocidos.

Para desarrollar todas estas estrategias, se hacen necesarios una serie de perfiles muy especializados. Quizás los más importantes sean:

  • Estratega digital: profesional que planifica y organiza las estrategias de marketing digital a alto nivel
  • Experto en programación de campañas: profesional que diseña campañas y las adapta a formatos display, SEM o email
  • Experto en SEO: especialista en el posicionamiento en buscadores. Es una labor muy técnica, que requiere conocer las “tripas” del algoritmo de los buscadores y estar al día con sus cambios.
  • Periodista especializado en contenido digital
  • Analista: experto en estadística para evaluar campañas y plantear las correcciones necesarias.

Estas profesiones suelen requerir una formación bastante variada. Desde la Universidad (Económicas, Empresariales, Marketing, etc), post grados en marketing digital, cursos de especialización en alguna de las diferentes disciplinas o formación autodidacta basada en MOOCs y experiencia demostrable con sus propios productos (blog personal, tiendas online, etc). En el caso concreto de los expertos en SEO, el camino natural es a través de alguna titulación en ingeniería al tratarse de una labor muy técnica.

En cuanto a salidas profesionales, podemos decir que cualquier empresa de tamaño medio o grande está actualmente necesitado de este tipo de perfiles, ya que la estrategia online forma parte de todos los departamentos de marketing. Las estrategias de marketing digital también son muy necesarias entre startups y emprendedores, por lo que son uno de los primeros perfiles en entrar en este tipo de compañías de nueva creación.

Si quieres más detalle y como es habitual, el programa completo estará disponible durante unos días siguiendo este enlace.

Profesiones con paro negativo: nueva temporada en Capital Radio

Etiquetas

, ,

El pasado lunes empecé la nueva temporada de colaboraciones en el programa #Afterwork de Capital Radio.

Lo primero que tengo que decir es que apenas un par de minutos antes de entrar en el estudio recibimos el notición de la concesión de la Antena de Oro 2017 a Eduardo Castillo, el director del programa. Así que semejante noticia nos alteró el guión y nos hizo estar un poco más despistados de lo normal. El premio se entregará formalmente el próximo 11 de Noviembre pero hicimos una entrega simbólica en directo con la estatuilla que Capital Radio ya ganó el año pasado como la emisora más innovadora. !Todo fue poco para celebrarlo!

Volviendo al tema, iniciamos la nueva temporada hablando de nuevas profesiones que en la actualidad tienen una muy alta demanda en el mercado, o dicho de otra manera, profesiones con paro negativo. A lo largo de los próximos programas, iremos desgranando y describiendo algunas de estas profesiones que por lo general, están relacionadas con las disciplinas STEM (Science, Technology, Engineering and Maths). La primera de ellas, que estrena esta nueva serie es la de Diseñador de Producto Digital.

Definimos un “producto digital” como un bien no-físico elaborado mediante tecnologías de la información y que sólo puede utilizarse, adquirirse o descargarse a través de medios digitales. El ejemplo más evidente es una página web o una app pero también consideramos productos digitales a todo tipo de funcionalidad a la que se accede vía navegador (las sedes electrónicas de la administración pública, las tiendas online, las áreas de cliente de un banco, etc), servicios cross-platform a los que puedes acceder desde cualquier dispositivo (Dropbox, Evernote, etc) o contenido diseñado para el entorno digital (audio, vídeo, ebooks, formación online, etc).

Siendo estrictos, los diseñadores de producto digital se dividen en cuatro disciplinas diferentes:

Diseñador funcional (también llamado arquitecto de información, consultor UX o UX-researcher). Como primer paso para el correcto diseño de un producto digital, es necesario diseñar el comportamiento del producto a nivel funcional, para facilitar el carácter intuitivo. El diseñador funcional debe orientar el producto al público objetivo, inventariar y organizar correctamente la información que se va a publicar para que sea fácilmente accesible y ajustar la experiencia de navegación para las diferentes necesidades.

Diseñador visual: Una vez que tengamos claras las diferentes funciones del nuevo producto digital, el diseñador visual aportará el atractivo estético, es decir, hará que el producto sea lo más bello posible. Al mismo tiempo, el atractivo visual hará que el interface sea más fácil y agradable de utilizar. Si el interface de nuestra aplicación software es funcional pero poco atractivo, tendrá menor acogida por los usuarios que aquél que haya sido diseñado según los cánones estéticos del momento.

Programador front (también llamado maquetador): Es el encargado de trasladar a código todos los diseños visuales. La programación front debe asegurar que el interface se ejecute correctamente y que sea compatible con los diferentes dispositivos y sistemas operativos donde vaya a ser interpretado.

Programador back: Es el encargado de organizar y programar todo el back office necesario para que las funcionalidades se ejecuten correctamente (bases de datos, interconexión de sistemas, gestores de contenido, etc)

La alta demanda de estos cuatro tipos de profesionales proviene principalmente de:

Agencias y grandes consultoras especializadas en tecnologías de la información, que dan servicios tecnológicos a sus clientes

– Todas las empresas de tamaño medio y grande, que independientemente del sector, están inmersas en procesos de transformación digital. Aunque vayan a subcontratar este tipo de trabajos a empresas tecnológicas, lo que está claro es que necesitan plantillas capaces de entender y organizar la demanda.

– Las grandes multinacionales digitales que se están implantando en España y Europa.

Así que si estás buscando dar un giro a tu actividad profesional, o tienes hijos en edad pre-universitaria, estas profesiones pueden resultarte muy interesantes.

Para más detalle, el programa estará disponible durante unos días siguiendo este enlace.

Opiniones para El País sobre la importancia de las capacidades de venta

Etiquetas

, , , ,

El pasado Domingo se publicó en el Suplemento Negocios de El País un artículo titulado “En esta empresa vendemos todos” en el que se incluyen algunas de mis opiniones extraídas de una entrevista que me hizo Ramón Oliver junto con otros profesionales del sector.

El artículo hace hincapié en que todas las empresas del mundo y pertenecientes a cualquier sector, están necesitadas de vender. Porque sin ventas no hay empresas. Puedes tener un periodo en el que la estrategia se centre en el crecimiento, especialmente en los negocios puramente digitales, pero llegará un momento en el que los accionistas exigirán un modelo de negocio rentable. Por tanto, la habilidad que buscan todas las compañías es la capacidad para vender, entendida en su sentido más amplio: tanto la venta de los productos o servicios que ofrece la empresa como la capacidad para ilusionar y vender proyectos e ideas a tus compañeros y sacar adelante el negocio. Basta con echar un vistazo a las noticias que se han publicado en los principales medios en estos últimos años: los perfiles con dotes comerciales siempre encabezan los rankings de profesionales más demandados.

Y desgraciadamente no sabemos vender. Es algo que no se estudia en ninguna Universidad ni en ningún Centro de Estudios al uso. Yo estuve seis años en la Universidad y nadie me habló una palabra de vender. La Universidad nos prepara muy bien para diseñar, producir o ejecutar un proyecto técnico o creativo pero no nos prepara en absoluto para hacer que un cliente se interese por esa actividad para la que nos han especializado. En definitiva, no nos preparan para vender. Los licenciados en la Universidad Española acaban vírgenes en cuanto a conocimientos de ventas y negocio.

No es una actividad difícil de aprender. Lo que pasa es que es algo a lo que no estamos acostumbrados y además nos obliga a explotar nuestra faceta más social. Hay muchos profesionales que eligen desempeños aislados e individuales, en los que tengan poca o ninguna interacción con otras personas. Es algo muy habitual en perfiles técnicos como programadores, ingenieros, diseñadores, traductores, periodistas… Son muy buenos en su trabajo pero no les gusta depender de una cierta interacción social. Por eso les cuesta vender y también les cuesta gestionar equipos. El desarrollo de la inteligencia social y emocional facilita las capacidades de venta y también la gestión de personas.

Además, la profesión comercial no ha estado suficientemente valorada y reconocida en España. La palabra “vender” no vende. Hasta nos cambiamos los títulos en las tarjetas y nos denominamos “account manager”, “responsable de desarrollo de negocio” o “gestor de cuentas” para evitar la palabra maldita: “vendedor”. En mi opinión esto es debido a que durante muchos años, se han hecho las cosas muy mal. Sólo tenemos que leer las noticias para ver cómo se cerraban los negocios durante décadas: comisiones ilegales, tráfico de influencias, corrupción,…  Pero entre todos podemos cambiar esta apreciación negativa haciendo un trabajo profesional.

En definitiva, en la empresa ideal, todas las personas tienen que tener una sensibilidad especial hacia el cliente. Es obvio que el peso de la gestión comercial recaerá en el departamento de ventas, pero todos los demás estamentos de la empresa deben ser sensibles hacia el cliente: desde el administrativo que contesta al teléfono hasta el director general, que está obligado a implicarse comercialmente en las grandes operaciones de la empresa. Si no es así, el departamento comercial será ineficiente.

Cómo generar entornos de alta motivación en la empresa: mi colaboración de Julio en Capital Radio

Etiquetas

, ,

Ayer miércoles despedí la temporada de radio con mi colaboración en el programa #Afterwork de Eduardo Castillo. Echando la vista atrás, ha sido un placer compartir un montón de horas de radio con Eduardo y todo el equipo de Capital Radio y por supuesto, con todos los que me habéis escuchado. Así que espero continuar después del verano con más temas relacionados con tecnología, empresa, diseño, emprendimiento,… Voy a dedicar estos días de asueto a pensar en nuevos temas. No es sencillo, porque tienen que tener suficiente desarrollo como para 30 o 40 minutos de debate, ser generalistas y adecuados para un medio como la radio y que no se alejen mucho de las temáticas de #Afterwork, que en línea general, coinciden con mis áreas de trabajo.

Dicho esto, en el programa de ayer hablamos sobre la generación de entornos de alta motivación en las empresas, un tema al que dediqué unas cuantas páginas en mi último libro “Intraemprendedores” y que daría para escribir muchas más.

Este es un pequeño resumen de lo que hablamos y como siempre, si quieres escuchar el programa completo, estará disponible durante unos días aquí.

Partimos de la idea de que en la actualidad, el mayor valor de una empresa son las personas que trabajan en ella. Por tanto, ¿qué podemos hacer para cuidarlas y favorecer su trabajo y su motivación?

1.- Estructura horizontal

Frente a las jerarquías muy verticales heredadas de los sectores industriales, la organización ideal debería formarse sobre grupos de trabajo horizontales, pequeños, autónomos y muy especializados, demostrando así que todos los empleados son importantes.

Además, es mucho más eficiente un grupo pequeño y especializado que un gran equipo desmotivado. Un ejemplo muy claro lo tenemos en los conflictos bélicos, donde un pequeño grupos de soldados de élite puede hacer mucho más que regimientos completos de infantería

2 – Estímulo del conocimiento

Para que la innovación fluya, debemos preparar las condiciones para que ocurra de forma natural. Es muy fácil decir que hay que promover la cultura de la innovación en la empresa, pero el primer paso para ser innovador es generar estímulos que muevan el cerebro de los profesionales que te rodean. Algunas empresas pagan el gimnasio de sus empleados. Otras hacen lo posible por mover sus cerebros.

Algunos ejemplos para estimular el conocimiento:

  • Hacer todo lo posible porque de forma natural se compartan artículos, noticias, eventos a los que asistir, etc. Utilizar herramientas como Slack, Yammer, Basecamp o incluso el Workplace de Facebook, puede ayudar.
  • Celebrar una vez a la semana un desayuno con todos los empleados en el que se comparte conocimiento en un ambiente informal: cada profesional habla de las tareas que está haciendo en esos días y el que conoce bien un tema lo comparte con los demás aunque no tenga una relación directa con el negocio de la empresa.
  • Invitar a personas interesantes a que den una pequeña charla generando debate posterior. Escuchar a profesionales de otros ámbitos compartiendo su experiencia, puede provocar conexiones e ideas que resuelvan problemas de nuestro entorno de una forma completamente novedosa.

3 – Cultura del error

Hemos recibido una educación en la que de forma sistemática se ha penalizado el error y la actitud de los profesionales es un reflejo del sistema educativo que vivieron.

Cuando éramos niños, el error se tachaba, se ocultaba o se marcaba en rojo por el profesor. Sin embargo el error debe interpretarse como una oportunidad de aprender en el siguiente intento. Como empresa y como sociedad, debemos ser tolerantes con el error si éste ha servido para reflexionar, abriendo nuevos horizontes.

Las actitudes conservadores suelen minimizar el error, pero tampoco generan grandes resultados. El error es la antesala de la innovación.

4 – “Open office” y libertad de acción

Redefinir los espacios de oficinas como espacios abiertos va mucho más allá de tirar las paredes de los despachos y meter más empleados por metro cuadrado.

La filosofía open office implica:

  • Teletrabajo o “trabajo desde donde te dé la gana”, incluyendo la elección libre de horarios.
  • Potenciar el trabajo en equipo: los espacios compartimentados en cubículos o despachos, fomentan el individualismo.
  • Migrar hacia fórmulas de trabajo por objetivos y no tanto por horas.
  • Favorecer el uso de nuevas herramientas y metodologías.
  • Filosofía BYOD (“Bring Your Own Device”), porque se da la paradoja que los dispositivos personales de los empleados son mejores y más potentes que los que les proporciona su empresa.

Debemos dar cierta libertad a los profesionales de perfil emprendedor (los “intraemprendedores”) o no seremos capaces de atraer su talento.

5 – Transformación digital

Ningún negocio puede ser puramente offline porque el entorno social y económico que nos rodea es una combinación online + offline. Se equivoca todo aquel que defienda que un determinado negocio o un nicho concreto de clientes, es sólo-online o sólo-físico. Una empresa puede tener un negocio estrictamente offline pero la adopción de lo digital no sólo potenciará los resultados sino que será la garantía de supervivencia en el largo plazo.

Durante mucho tiempo se ha confundido la transformación digital con dar acceso a Internet a los empleados y abrir cuenta en Facebook y Twitter.

La correcta transformación digital de una empresa abarca aspectos de profundo calado como la digitalización de la información, la convergencia del negocio con los avances tecnológicos, la construcción de marca mediante la generación de activos digitales, el mayor conocimiento de mercados y clientes gracias a la información que nos da el entorno digital (hoy en día podemos saber mucho más de nuestros clientes que en cualquier época anterior) o el perfeccionamiento de la experiencia de compra por encima de ámbitos, canales o dispositivos.

6 – Innovación abierta y co-creación

Debemos ser conscientes de una realidad incuestionable: hay muchos más profesionales con talento fuera de nuestra empresa que dentro de ella. Por eso la innovación abierta busca la cooperación entre lo mejor de dentro y lo mejor de fuera.

Atraer a estos profesionales no es sencillo, porque en muchas ocasiones no se mueven por cuestiones estrictamente económicas, sino que valoran motivaciones como el prestigio profesional, el sentimiento de comunidad o la permanencia a un determinado colectivo. La clave de la innovación abierta pasa por usar la llave que abra de la mejor manera posible, esta puerta de la colaboración.

 

El cambio de hábitos en los lectores del que nadie habla

Etiquetas

,

Este año he estado presentando mis libros y firmando ejemplares en las dos citas más importantes en España para cualquier autor, Sant Jordi en Barcelona y la Feria del Libro de Madrid. En ambos casos ha habido mucho optimismo porque las cifras de ventas crecieron sustancialmente con respecto a años anteriores, así que todos parecíamos contentos: libreros, editores, distribuidores y autores.

Los debates sobre los efectos de la piratería o sobre el impacto en las ventas del libro en papel por parte del libro electrónico, parecen superados. Hay piratería, por supuesto, pero se mantiene en un nivel razonable y que en muchas ocasiones, va asociada a lectores que en ningún caso comprarían el libro. Por su parte, el libro electrónico ha llegado a una cuota de mercado importante, pero no ha eliminado el papel de las librerías como muchos decían. Yo soy un convencido de que ambos formatos pueden convivir en perfecta armonía.

En cambio hay otro debate que sí debería preocupar al sector editorial y del que se habla bastante menos:  el cambio en los hábitos de lectura del gran público. Sólo tenemos que pensar en nuestra forma de actuar. Muchos de los momentos que antes utilizábamos para un rato de lectura, ahora son empleados en nuestro smartphone con tareas que van desde revisar los timelines de Facebook o Twitter, mandar whatsapps, revisar feeds, leer blogs, ojear periódicos online, escuchar música en streaming o incluso hablar por teléfono. Me refiero a momentos como las esperas, los trayectos en transporte público o el rato antes de acostarnos. Estos eran momentos tradicionalmente asociados a leer unas páginas del libro de turno, pero con la ubicuidad de los smartphones, se han convertido en momentos exclusivos para canales sociales, música y noticias. Además, el formato corto de este tipo de contenidos facilitan su consumo en lugares con múltiples interrupciones.

El cambio de hábito, que no es bueno ni malo sino que corresponde a un nuevo tiempo marcado por la democratización de la tecnología, puede tener mucho más impacto en el sector editorial que los debates sobre la piratería o el libro digital, pero sin embargo, no parece que se esté hablando de ello.

¿Cómo son tus hábitos? ¿Has notado que dedicas menos tiempo a la lectura de un libro desde que tienes un smartphone?

Ingeniería de precios o por qué las cosas valen lo que valen: mi colaboración de Junio en Capital Radio

Etiquetas

, , , ,

Ayer lunes tuvo lugar mi colaboración mensual en Capital Radio, en el programa #Afterwork dirigido por Eduardo Castillo. Para esta ocasión, hablamos de la conocida como Ingeniería de Precios, esa disciplina dentro del mundo del marketing que busca estrategias para convertir los productos en más atractivos para los consumidores, por la simple aplicación del mejor precio.

La ingeniería de precios usa multitud de técnicas. Quizás la más conocida sea la de las barreras psicológicas: los precios suelen ser, por ejemplo, 9,95€ pero nunca son 10,05€. Todos nos sabemos este pequeño truco pero aún así, se sigue utilizando de forma masiva. Como cuento en el programa, después de mucho buscar sólo he encontrado una cadena de tiendas que no usa esta política: Hosten. Ya hablé de ella en este post de 2014 y hasta incluyen una referencia al tema en su web:

Hosten realiza un cálculo exacto para determinar el precio de venta de un producto. Si dicho precio es 0,92€, no lo redondeamos a 1€ ni lo aproximamos a un valor psicológico como 0,99€. en lugar de eso, lo mantenemos al precio resultante y transmitimos el valor real del producto

En el ámbito de la ingeniería de precios, la gran pregunta es: ¿qué precio le ponemos a un producto? Si aplicamos un margen alto, mi negocio puede no ser competitivo y si aplicamos un margen bajo, puedo tener serios problemas de rentabilidad si hay cualquier desviación no prevista.

Las cualidades técnicas de un producto nos pueden generar un rango de precios bastante aproximado al que venderlo. Pero también hay otras cualidades, llamémoslas “intangibles”, que pueden influir sustancialmente en el precio de un producto: la exclusividad, el diseño, la diferenciación… entramos así en el mundo del lujo, en el cual, casi cualquier precio es razonable por aberrante que nos pueda parecer a los bolsillos más humildes: coches de más de un millón de €, relojes de más de 100.000€, vestidos de más de 10.000€, etc

Por tanto, el precio puede variar mucho en función de parámetros como las cualidades técnicas, los intangibles, la competencia, la estacionalidad, la ubicación geográfica, etc. Y ¿cuál sería el precio adecuado para un producto? Podríamos decir que el precio correcto para un producto es el que nuestro tipo de cliente está dispuesto a pagar por ello. Como es difícil establecer la disposición de un cliente a pagar más o menos, se utilizan técnicas para facilitarlo. Esa es la ingeniería de precios.

En el programa hablamos de muchos ejemplos más allá de las barreras psicológicas: la ampliación de los portafolios, tener una gran oferta de opciones o extras, las simpatías o la animadversión hacia determinados segmentos de productos, la sensación de urgencia, etc. Repasamos ejemplos muy curiosos que expongo habitualmente en mis conferencias sobre ingeniería de precios y que seguro que te has encontrado en más de una ocasión.

Si tienes un negocio y te interesa maximizar ventas y beneficios, el tema de la ingeniería de precios es un buen recurso para ello. Espero que el programa fuera inspirador.

Como es habitual, el programa completo estará disponible durante unos días siguiendo este enlace.