Hablando de intraemprendimiento en Onda Madrid

Etiquetas

, , , , , , ,

Ayer jueves entré en directo en el programa Madrid Trabaja de Javier Peña en Onda Madrid para explicar los principales conceptos alrededor del intraemprendimiento. Fue una charla breve compartida con José Luis Braulio, estratega digital en Prensa Ibérica y un ejemplo real de intraemprendedor con el proyecto “Digitaliza”.

En Onda Madrid han escrito este artículo al respecto y se puede escuchar la charla completa.

¡Gracias por invitarme!

Brushing Marketing. Colaboración de Septiembre en Capital Radio.

Etiquetas

, , , , , , ,

El pasado miércoles recuperé mi sección mensual en el programa Afterwork de Capital Radio tras el parón veraniego, con la novedad de que volví presencialmente al estudio después de varios meses entrando en directo por teléfono. Tenía muchas ganas de volver al estudio, aunque fuese con mascarillas y toda la parafernalia anticovid.

Para empezar la temporada, decidimos hablar de “brushing, ya que últimamente ha estado muy presente en diversos medios.

¿Qué es el brushing?

Todo empieza cuando recibes un paquete de una gran plataforma de comercio electrónico como Amazon, eBay o Aliexpress. Lo abres y contiene un objeto de muy poco peso y valor: una pieza de plástico, un pequeño juguete, una objeto de tela, una pegatina o incluso un simple sobre vacío. Lo curioso es que no has pedido ese objeto. Ni siquiera te has interesado por ello, ni lo has buscado en ningún e-commerce. Aparentemente llega sin pedirlo. Siguiendo este esquema, se han recibido miles de paquetes en España, Francia, Reino Unido, Alemania o Estados Unidos.

¿Por qué recibimos estos paquetes?

La razón de ser de estos envíos la origina el hecho de que la venta a través de las grandes plataformas se ha profesionalizado enormemente y se compite de forma global. Cuando buscamos un producto de cualquier categoría en Amazon o Aliexpress, obtenemos miles de resultados. Y surge la pregunta: ¿Por qué aparece un vendedor más arriba o más abajo ante una búsqueda genérica? Las plataformas tienen un algoritmo similar al que utiliza Google. Uno de los parámetros que el algoritmo tiene en cuenta para mejorar posiciones en el ranking de resultados es la popularidad del vendedor, y la popularidad se mide, entre otras cosas, con las valoraciones y los comentarios que ha recibido.

En resumen, los vendedores están ávidos de valoraciones. Así nace el brushing, una técnica fraudulenta de marketing, que trata de generar miles de reseñas positivas de forma artificial para mejorar el posicionamiento de vendedores en las plataformas.

¿Cómo funciona el brushing?

1.- Un vendedor que necesita centenares de valoraciones contrata a una empresa especializada en brushing, que realiza miles de pedidos al vendedor con direcciones de envío reales que ha obtenido de bases de datos que nada tienen que ver con la plataforma.

2.- Para que se pueda emitir la valoración, la plataforma exige que el envío del producto sea efectivo. Por tanto, se piden productos de muy escaso valor. Incluso se llegan a enviar sobres vacíos.

3.- El usuario final que recibe el paquete no le da importancia. El producto suele acabar en la basura.

4.- Una vez que el producto es entregado, los brushers publican la valoración suplantando la identidad del usuario final, habitualmente con 5 estrellas y muy buenos comentarios.

5.- El vendedor ve cómo se incrementan las valoraciones recibidas muy rápidamente y, por tanto, como mejora su posicionamiento en el algoritmo de la plataforma.

Algunas consecuencias del Brushing.

1.- Los datos que utilizan los brushers suelen ser obtenidos de manera fraudulenta. No tiene por qué ser estrictamente así (pueden ser bases de datos compradas legalmente) pero en muchos casos proceden de casos de hacking. Por eso es interesante que si recibimos un paquete sospechoso de brushing, aprovechemos para cambiar nuestras contraseñas más sensibles, ya que puede que también estén en riesgo.

2.- En algunos casos se han recibido sobres con semillas. Algunos organismos internacionales emitieron alarmas urgentes porque interpretaron la recepción de miles de sobres con semillas como un potencial caso de bioterrorismo, cuando simplemente era un fraude de brushing. Eligieron un sobrecito con semillas porque es un objeto muy económico y no pesa.

3.- El último caso relacionado con la recepción de semillas en España, ha sido notificado por el Ministerio de Agricultura español y llevado a la Comisión Europea que lo ha calificado abiertamente de fraude. En muchos casos, no se sabe lo que contienen esas semillas y recomiendan no plantarlas, puesto que pueden ser especies invasoras o dañinas para nuestro ecosistema. El Ministerio nos recomienda destruirlas.

4.- Las plataformas son conscientes del problema y están desarrollando algoritmos para detectar estas reseñas fraudulentas y borrarlas automáticamente del sistema, aplicando algún tipo de penalización al vendedor que usa estas técnicas.

5.- El gobierno chino, consciente de las quejas de los países que suponen sus grandes mercados (Europa, USA) y para salvaguardar su grandísimo negocio de exportación, también está estudiando la introducción de tasas que hagan inviable este tipo de modelos.

Dos reflexiones finales

1.- Que recibamos un paquete de un vendedor determinado, no quiere decir que el vendedor sea fraudulento. Puede ser una gran empresa que venda productos perfectamente válidos y legales, pero que haya cometido el error de subcontratar servicios genéricos de marketing a empresas poco éticas bajo la promesa de obtener resultados inmediatos.

2.- Hemos pasado de confiar en la recomendación de un amigo a condicionar nuestra decisión de compra a un algoritmo y un conjunto de valoraciones de personas que no conocemos de nada. El sistema no es malo, pero surgen imperfecciones como el brushing. Sin duda, un nuevo reto al que las plataformas tendrán que dar respuesta.

El programa completo está disponible aquí. Mi participación a partir del minuto 9.

 

Consecuencias de la eliminación del dinero en efectivo. Colaboración de Julio en Capital Radio.

Etiquetas

, , , , , ,

El pasado jueves despedí la temporada en Capital Radio (espero que mi última entrada por teléfono) hablando de las consecuencias que podía traer la eliminación del dinero en efectivo. El tema surgió a raíz de la noticia del pasado mes de Junio en la que el PSOE iniciaba proposición no de ley para la eliminación gradual del pago en efectivo, con el horizonte de su desaparición definitiva. Dicha proposición no conlleva implicaciones a corto plazo, si bien los técnicos de Hacienda están trabajando para introducir una nueva reducción de los pagos en metálico de 2500 a 1000€.

Según datos de Loomis, la compañía de transporte de efectivo, el 75% de las operaciones monetarias se hacen con dinero en efectivo pero mueven menos del 50% del volumen total.

Si se llevase a cabo la eliminación del efectivo, entraríamos en un nuevo escenario con implicaciones de lo más diverso. A continuación algunas reflexiones sobre este escenario teórico que comentamos en el programa.

1.- Es más fácil llevar el control de nuestros gastos con dinero en efectivo

Las tarjetas de débito y crédito son más complejas de gestionar, especialmente aquellas que tienen liquidaciones en diferido. Además, el efectivo nos ayuda a la contención del gasto, ya que nos cuesta más pagar con billetes y monedas.

2.- Ventajas y desventajas ante un robo.

El dinero en efectivo es un documento al portador. Si perdemos dinero o nos lo roban, no hay nada que podamos hacer. Sin embargo, con una tarjeta, podemos cancelarla con una simple llamada bloqueando nuestros ahorros. También es muy sencillo reponerla de inmediato.

3.- El efectivo es el único medio de pago público que existe.

No hay que olvidar que el dinero en efectivo y su utilización son gratuitos. Las tarjetas pueden tener cuotas anuales que en algunos casos pueden llegar a ser muy elevadas. Usar pago con tarjeta favorece principalmente a las firmas de medios electrónicos. Por eso es que hay un gran interés por parte de los medios de pago en eliminar el efectivo y convertirse en un sector absolutamente imprescindible.

4.- El pago con tarjeta es más higiénico.

Este aspecto ha cobrado especial relevancia durante el confinamiento, ya que se entendía que los billetes y monedas podían ser transmisores del COVID. Por ello, se aumentó el umbral de pago sin necesidad de introducir claves en las tarjetas e incluso se prohibió el pago en efectivo en muchos lugares.

Independientemente del COVID, hay diversos estudios en los que se concluyen que las monedas y billetes contienen una cantidad ingente de bacterias que pueden transmitir infecciones, algunas de ellas potencialmente dañinas para el ser humano como la Klebsiella y la Enterobacter.

Además, el 94% de los billetes que circulan en España contienen restos de cocaína. Curiosamente, somos el país europeo que lidera este ranking. Un record del que no deberíamos estar muy orgullosos. Como curiosidad, si sumáramos los restos de todos los billetes, juntaríamos alrededor de 80kg de cocaína.

5.- La transacción electrónica ayuda a luchar contra el dinero negro

Esta es una verdad a medias. Es obvio que la eliminación de los pagos en efectivo acabaría con la mayoría de los pagos en B. Pero la realidad es que el gran fraude fiscal se encuentra en los paraísos fiscales, las estructuras societarias complejas y en todos los llamados delitos económicos o de guante blanco. Además, no existe una vinculación directa entre porcentaje de utilización del efectivo y los niveles de economía sumergida. Por ejemplo, Alemania es el país con mayores niveles de uso del efectivo y, al mismo tiempo, una economía con bajísimos niveles de fraude.

6.- El pago con tarjeta obligatorio perjudicaría a los más vulnerables

La eliminación del efectivo perjudica a la población no-bancarizada (personas mayores, habitantes de medios rurales, migrantes, etc). El efectivo facilita su participación y su inclusión en la sociedad.

7.- El efectivo es el único medio de pago que garantiza el anonimato

Quizás, el aspecto más importante a tener en cuenta es que en el momento en el que realizamos un pago electrónico, el movimiento queda completamente registrado: quién paga, quién recibe, en qué hora/lugar, en qué concepto, etc. Este registro ayuda a evitar fraudes pero también destruye nuestro anonimato. Siempre habrá organismos públicos y privados que sabrán en qué hemos gastado nuestro dinero, con las connotaciones legales, fiscales y personales que ello conlleva.

El programa completo está disponible aquí. Mi participación a partir del minuto 44.

Gastos y ahorro tras el confinamiento. Colaboración en Telemadrid.

Etiquetas

, , , , , , ,

El pasado jueves recuperé mi colaboración en Está Pasando, el programa de la tarde en Telemadrid. Fue un momento especial de reencuentro después de la suspensión del programa debido al dichoso coronavirus, que afectó a varios miembros del equipo. Entre otros, la propia Inés Ballester, que compartió su experiencia en varios medios. Así que fue un gusto verla de nuevo, igual que al resto de compañeros, sacando adelante el programa a pesar de todas las limitaciones del momento en el que estamos.

Mi colaboración estuvo relacionada con el cambio de hábitos de consumo que nos provocaron las semanas de confinamiento. Incrementamos los gastos en servicios (electricidad, gas, agua) sobre un 28%, y en productos básicos (alimentación, higiene, limpieza) sobre un 22%. En cambio, las partidas dedicadas a ocio y shopping se redujeron drásticamente hasta un 90%. Debido a estos cambios, ha habido casos en los que hemos podido acumular unos pequeños ahorros, así que dedicamos mi espacio a repasar algunas ideas sobre qué hacer con ellos.

Cerramos la colaboración con la noticia de que el Gobierno ha propuesto acabar con el dinero en efectivo, convirtiendo en obligatorio el pago electrónico. Alberto Herrera me preguntó mi opinión al respecto y en lugar de centrarme en aspectos más técnicos, me pareció interesante destacar una consecuencia de la que se habla menos: la pérdida de intimidad. Cualquier transacción electrónica queda registrada y, por tanto, las entidades bancarias podrían saber el detalle de qué, dónde, cuándo y a qué precio hemos comprado cualquier producto o servicio. La ausencia de dinero en efectivo provocaría el registro de todos nuestros movimientos como consumidores. ¿Hasta qué punto nos apetece que esto sea así? ¿Dónde acaba la necesidad de control de los gobiernos y empieza el derecho a la intimidad de los consumidores?

En este artículo, titulado “Las consecuencias de que desaparezca el dinero en efectivo” aparece mi participación en vídeo casi en su totalidad. El programa completo está disponible aquí (mi participación a partir del minuto 61).

Sectores que crecen durante el confinamiento. Colaboración de Mayo en Capital Radio.

Etiquetas

, , , ,

El pasado jueves entré en directo en el #Afterwork de Eduardo Castillo en Capital Radio para hablar sobre algunos sectores que han ido contra corriente, experimentando crecimientos significativos durante el confinamiento. Estas son algunas de las ideas que compartimos.

1.- Supermercados online

Las grandes cadenas de supermercados han experimentado un crecimiento de tal magnitud en sus canales online que en algunos casos les ha provocado colapsos en el servicio. De hecho, los plazos de envío se han alargado por encima de las 2-3 semanas e incluso han tenido que restringir el suministro ante la falta de capacidad logística.

Ha sido muy curioso ver los productos que, como consumidores, hemos demandado durante las semanas de confinamiento. Hemos provocado roturas de stock de papel higiénico en los primeros días, y de harina, levadura, cerveza o vino durante las semanas posteriores.

De hecho, analizando el histórico de búsquedas en Google (a través de la herramienta Google Trends), es fácil comprobar como búsquedas como “bizcocho”, “bizcocho casero” o “hacer bizcocho” se multiplicaban por 10 desde el mismo día 15 de Marzo. Tras la declaración del estado de alarma, media España se puso a cocinar bizcochos.

2.- Negocio minorista local

Los negocios locales de alimentación como carnicerías, fruterías o pescaderías han visto incrementadas sus ventas debido a un hecho muy simple: la familias completas estaban haciendo todas sus comidas en casa, aumentando la necesidad de productos frescos durante toda la cuarentena.

3.- Retail

El incremento notable de las ventas en los canales online de algunos retailers ha conseguido compensar el cierre de los establecimientos físicos. En algunos canales online se han experimentado crecimientos de hasta un 133%.

Los productos más demandados han sido los pijamas (incrementos de hasta un 184%), ropa de cama y ropa deportiva. Un caso curioso ha sido el incremento de la demanda de los zuecos de plástico Crocs, entorno al 32%.

4.- Deporte online

También ha crecido sensiblemente el tráfico de los youtubers especializados en training, fitness o yoga, que han visto como se multiplicaban sus visitas. La búsqueda “entrenamiento online” en Google se incrementó al doble en las primeras semanas de confinamiento y “yoga online” se disparó por 10.

También fue muy significativa la rotura de stock de bicicletas estáticas (la búsqueda “bicibleta estática” se incrementó por 12, con pico en la semana del 12 de Abril) y el incremento de hasta un 700% en las ventas de bandas elásticas para hacer ejercicio.

5.- Servicios de videoconferencia

Uno de los grandes ganadores de esta crisis ha sido la empresa estadounidense Zoom, que ha visto como su servicio experimentaba una expansión sin precedentes. Pasó de tener 10 millones de usuarios activos en 2019, a más de 300 millones, a finales de abril.

La búsqueda “descargar zoom” en Google se multiplicó por 100, con pico durante la semana del 29 de Marzo.

6.- Manualidades, puzzles

Después de la suspensión de los colegios y con los niños en casa durante varias semanas, las manualidades y, en especial los puzzles, experimentaron un enorme crecimiento. La búsqueda “comprar puzzle” se multiplicó por 10, con pico en la semana del 5 de Abril.

7.- Sector digital

Es obvio que el sector digital ha sido de los que estaba más preparado para abordar la crisis. Los profesionales están acostumbrados a trabajar a distancia, integrados en equipos físicamente dispersos, utilizando herramientas de gestión digitales. Además, se ha incrementado la demanda de servicios para cubrir el desplazamiento forzoso de miles de trabajadores que han tenido que asumir fórmulas de teletrabajo en tiempo record.

Hay más ejemplos de sectores en crecimiento como las farmacéuticas que investigan el virus COVID-19, los servicios médicos privados que están haciendo análisis, las empresas de servicios de streaming, etc.

Como siempre, el programa completo está disponible aquí. Mi participación a partir del minuto 30.

Entrevista en INVIVEN

Etiquetas

, , , ,

Hace unos días se publicó este podcast con una entrevista que me realizó Rosa Montaña dentro de su programa INVIVEN. La publicación coincidió con mi participación en el programa de especialización en Desarrollo Personal y Talento de la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) que dirige, y en el que impartí un módulo de formación en ventas.

En la entrevista, que más bien fue una charla informal entre amigos, repasamos ideas y conceptos sobre ventas, marketing y emprendimiento. Está disponible en la página de INVIVEN junto con otros interesantes podcast de temas como libertad financiera, marca personal, innovación y tecnología, etc. Muy recomendable.

Vida en confinamiento: colaboración de Abril en Capital Radio.

Etiquetas

, , , , , ,

Mi última colaboración en el programa Afterwork de Capital Radio volvió a ser desde casa. Llevamos más de un mes confinados y todavía no somos capaces de vislumbrar hasta cuándo durará esta situación. Por eso decidí dedicar mi participación a analizar cómo afecta la vida en confinamiento a los distintos grupos de población, así como a repasar los numerosos debates que han surgido a raíz del uso de la tecnología durante el encierro.

Una gran parte del grupo de adultos (entre 20 y 65 años) se ha visto obligado a adoptar fórmulas de teletrabajo de manera muy rápida y considero que la experiencia ha sido positiva. Se estima que el 50% de los trabajos en la actualidad son susceptibles de realizarse a distancia. Los adultos mantienen sus contactos profesionales y personales mediante teléfono, videollamada y aplicaciones de mensajería.

Quizás Whatsapp sea la más utilizada como herramienta improvisada para equipos de trabajo, en lugar de herramientas puramente profesionales como Slack o Teams. Pero los grupos de Whatsapp también han servido para la propagación de bulos sobre todo tipo de teorías alrededor del COVID-19, debido al reenvío masivo de muchos usuarios sin el más mínimo fact-checking. Aquí surgió el primero de los grandes debates después de que Facebook, propietaria de Whatsapp, limitara el número de reenvíos que un usuario puede hacer de un mensaje. Después del escándalo de Cambridge Analytica, la intoxicación digital del Brexit y las elecciones de Trump, Facebook se toma muy en serio su “teórica” neutralidad y su lucha contra las fake news. Por ello, Facebook ha incluido banners gratuitos a recursos de las autoridades de la salud en todo el mundo y eliminado miles de informaciones falsas. Aún así un estudio de la Fundación Avaaz indica que el 70% de los bulos no son detectados por Facebook.

Otro efecto de este encierro ha sido la normalización de la videollamada, una herramienta que ya era habitual para profesionales del sector digital y que a día de hoy ha experimentado picos de uso históricos. No solo nos hemos instalado en nuestros ordenadores y teléfonos todo tipo de herramientas como Skype, Facetime, Zoom, 8×8, Teams, etc, sino que nos estamos acostumbrando al protocolo que conlleva la videoconferencia grupal: apagar cámara cuando no es necesaria, respetar los turnos de palabra, mutear micrófonos en grandes grupos, etc. La normalización forzosa de la videollamada por el confinamiento hará que en el futuro podamos prescindir de muchos desplazamientos para reuniones que seguramente, podrán llevarse a cabo mediante videollamada, con lo que ello implica en la reducción del impacto medioambiental y en ahorro en tiempo para los participantes.

También ha sido muy relevante el enorme incremento del uso de comercio electrónico para los principales suministros del hogar. La avalancha de pedidos recibidos por los principales supermercados ha colapsado sus servicios online. Hablamos de miles de pedidos simultáneos que han provocado que los plazos de envío se alarguen a varias semanas o incluso que gigantes como Amazon, hayan tenido que mostrar en sus plataformas el temido mensaje de “sin ventanas de entrega disponibles”. Por ello, los supermercados han tenido que recurrir a medidas extremas para que no caiga su servicio, como limitar el tiempo de compra en la plataforma.

A pesar de las dudas al inicio del confinamiento, las redes de telecomunicaciones han sido capaces de soportar el altísimo volumen de tráfico generado en estos días. A ello ha colaborado la iniciativa de algunas de las empresas más grandes de Internet como Youtube, Amazon Prime y Netflix, que redujeron temporalmente la calidad de su streaming para no provocar colapsos en la red y facilitar el teletrabajo.

Respecto al grupo de población adolescente, hay que tener en cuenta que su vida digital sustituye a una buena parte de su actividad fuera de casa. Esto ya era así antes del confinamiento. En mi generación, la mayor parte de la vida de un adolescente transcurría en la calle. O salías o no tenías interacción social. Hoy en día, la comunicación con tus grupos de afecto puede desarrollarse perfectamente desde casa mediante todo tipo de apps y redes sociales: Instagram, Whatsapp, Telegram, Tik Tok, etc. Los adolescentes también han sido capaces de afrontar fórmulas nuevas de teleenseñanza y su ocio se ha basado en el uso intensivo de plataformas como Spotify, Youtube, Netflix o juegos en línea.

El grupo de los niños (menores de 10 años) son los más dependientes del contacto físico, de salir a la calle, ir al parque, correr, saltar. Además tienen más dificultades para mantener una teleformación estable ya que dependen de sus padres: el tiempo que les puedan dedicar, el conocimiento que éstos tengan sobre las distintas materias o los medios disponibles en casa (un ordenador, una tablet, una impresora,…). Algunos niños no pueden hacer los deberes porque no pueden imprimir los ejercicios que les mandan sus profesores. Ha habido iniciativas solidarias fantásticas como Policías Locales que se han ofrecido para llevar los deberes impresos a los niños que no disponían de medios.

El mayor debate alrededor de la educación de los niños se ha originado con el método para valorar la formación de los niños en confinamiento. El Gobierno ha propuesto un aprobado generalizado pero varios Gobiernos Autonómicos se han opuesto. ¿Cómo valoramos entonces a los alumnos? ¿Por los trabajos realizados? ¿Por su participación online? ¿Qué pasa con los niños que tienen toda la intención de participar pero carecen de medios? ¿Se podrían hacer exámenes en confinamiento si los niños no vuelven a las aulas hasta Septiembre?

Finalmente, en el colectivo de personas mayores (más de 65 años), hay que destacar su sorprendente adaptación al uso de la videollamada para mantener el contacto con sus familiares. Hay que tener en cuenta que en algunos casos, llevan más de mes y medio sin ningún tipo de contacto físico. En algunas residencias de ancianos se prohibieron las visitas antes del Estado de Alarma debido a la detección de los primeros casos. Ante la situación desesperada que se vivió en algunas residencias, los cuidadores y auxiliares utilizaron sus teléfonos personales para realizar videollamadas entre los ancianos y sus familiares. Son ejemplos de maravillosas iniciativas solidarias a título individual. Posteriormente, varios operadores han donado teléfonos, tablets y líneas de datos a hospitales y residencias para facilitar contactos con familiares.

Estos son algunas de las ideas que comentamos en directo. El programa completo está disponible aquí.

Espero, esta vez sí, que la próxima intervención ya sea desde el estudio de Capital Radio en el centro de Madrid.

Mucho ánimo a todos.

Sant Jordi 2020, distinto a todos los demás.

Etiquetas

, , , , ,

Con la situación de confinamiento y cierre generalizado de librerías, era imposible que Sant Jordi se celebrase con normalidad este año. El sector editorial llevaba tiempo preocupado porque se trata de una de las citas más importantes del año. De momento, hay una nueva fecha para que los libros y las rosas salgan a la calle, el 23 de julio. Sant Jordi no es la única cita aplazada. La Feria del Libro de Madrid también se desplaza en el calendario y tendrá lugar del 2 al 18 de octubre.

Por otra parte, desde mi editorial han iniciado una campaña de envío de libros a domicilio, una especie de “tele-sant-jordi” para facilitar el regalo de libros y rosas a tus seres queridos. Todo es tan sencillo como escribir a editorial@librosdecabecera con el nombre y dirección de la persona a la que quieres regalar, junto con el título elegido.

Además, el jueves 23 a las 11h, participaré en el ciclo de conferencias organizadas por GettingUp junto con otros autores con motivo de Sant Jordi. Repasaré el contenido de mis libros y sin duda, será una presentación muy distinta a otras que hayas podido ver. Puedes acceder de forma gratuita a mi conferencia a través de este enlace de Zoom (Jueves 23, 11h). Toda la info del ciclo aquí:

No hace falta decir que este Sant Jordi no se va a parecer a los demás. Solo espero que en 2021, vivamos una jornada como las que ya conocemos: con las calles llenas de gente y con el protagonismo de los libros.

Teletrabajo en tiempos de coronavirus. Colaboración de marzo en Capital Radio

Etiquetas

, ,

Si me hubiesen dicho hace un mes que mi siguiente colaboración en la radio tendría lugar a distancia porque medio mundo está encerrado en sus casas debido a un virus global, nunca lo hubiese creído. Ni en el escenario más bizarro y apocalíptico, hubiera imaginado algo así. Pero ésta es la nueva realidad: todos estamos en cuarentena en nuestras casas, haciendo lo posible por trabajar a distancia mientras cuidamos a niños o personas mayores. Por eso decidí adaptar el contenido de mi participación mensual en el programa Afterwork de Capital Radio para hablar sobre teletrabajo.

A nivel de datos estadísticos, los profesionales españoles que trabajan a distancia de manera habitual son (somos) solo el 4%. La cifra sube hasta un 7,5% si hablamos de teletrabajo esporádico. La Comunidad de Madrid lidera este ranking en España con un 10%, aún por debajo de la media europea, entorno a un 12%. Los líderes en teletrabajo en Europa son los países escandinavos, especialmente Dinamarca y Suecia. Lo que sí está claro es que es una tendencia creciente desde 2005. Hasta el año 2000, el teletrabajo era simplemente inexistente.

En España estamos por debajo de la media europea porque seguimos valorando en exceso la presencialidad en lugar del trabajo por objetivos. Por eso es que el teletrabajo no es tanto un reto tecnológico (algo que está superado en la mayoría de las empresas) sino un cambio de organización, de procedimientos y de cultura corporativa. Los trabajadores deben acostumbrarse a una nueva forma de hacer las cosas en las que tus compañeros ya no están en la mesa de al lado y en la que no se tiene a un jefe guiando nuestros pasos. Ya no vale aquello de “he venido a hacer lo que me mandes” sino que es necesaria la proactividad y el trabajo por objetivos comunes.

Diversos estudios estiman que en España, más del 70% de las empresas están preparadas para explotar fórmulas de teletrabajo y que aproximadamente el 50% de los trabajos son susceptibles de realizarse en remoto. Es obvio que hay profesiones más adaptadas al teletrebajo como los relacionados con el ámbito digital (programadores, diseñadores, desarrolladores de apps, …), las humanidades (periodistas, traductores, escritores), los cargos directivos, los comerciales y autónomos, o el sector del comercio electrónico. El teletrabajo es cada día más habitual en sectores como los teleoperadores, los profesores de etapa superior o especializada e incluso entre los artistas y artesanos que venden sus propios productos por internet.

Hay dos sectores muy importantes donde el teletrabajo tiene aún mucho recorrido. Por una parte la banca. Ya hace veinte años que los primeros bancos online como Openbank nos sorprendieron con su operativa 100% virtual, sin oficinas. Muchos clientes hastiados de la banca presencial abrazaron esta tendencia a finales de los años noventa. Hoy en día, la digitalización en la banca ha llegado a tal punto que hasta las hipotecas se conceden con un procedimiento completamente online. Y eso que la firma de una hipoteca es con toda probabilidad, un servicio bancario que, en muchos casos, solo se utilizará en una única ocasión a lo largo de la vida.

Otro sector con mucho recorrido es la administración pública. Desde la entrada en vigor de la Ley 39/2015 del Procedimiento Administrativo Común de Administraciones Públicas (LPACAP) en la que se establece el derecho y la obligación de relación electrónica con las diferentes administraciones, los ciudadanos tenemos la posibilidad de realizar todos nuestros trámites a distancia con nuestro DNIe o firma digital. Si ya no necesitamos que haya una ventanilla física, el funcionario que está al otro lado puede perfectamente realizar sus tareas de admisión, revisión y respuesta desde su casa.

Como cierre de mi participación, Eduardo Castillo me pidió algunos consejos para los nuevos teletrabajadores, que forzados por el confinamiento obligatorio provocado por el coronavirus, han tenido que adoptar su trabajo a distancia a contrarreloj. Es obvio que no son las mejores condiciones para probar nuevas fórmulas, con nuestros hijos en casa y con una situación generalizada de angustia ante las noticias que recibimos en los informativos. En cualquier caso, aquí van algunos consejos rápidos:

  1. Evitar las distracciones de casa, como ir al frigorífico a picar algo, hablar por teléfono en exceso con familiares y amigos, desviar nuestra atención a labores del hogar, etc. Aunque también conviene recordar que en una oficina hay muchas distracciones: desde el compañero que viene a quejarse del jefe hasta los cafés y cigarrillos a escondidas. Si somos capaces de centrarnos, nuestra casa puede ofrecer menos distracciones que una oficina.
  2. Relacionado con lo anterior y en la medida de lo posible, separar el lugar de trabajo del de ocio. Evitar las tentaciones mientras estamos trabajando.
  3. Seguir ciertas rutinas: el desplazamiento a la oficina suele despejarnos la cabeza y nos prepara para la jornada. Por eso es conveniente empezar con una ducha, desayuno e incluso un pequeño ejercicio físico de 10 minutos antes de empezar la jornada.
  4. Aprender a desconectar. Conviene tener un cierto horario y no extender el trabajo más allá de lo razonable. A los que tenemos tendencia a ser un tanto workaholics, nos cuesta desconectar y es conveniente hacerlo para poder experimentar un buen descanso.

En resumen, esta lamentable situación en la que nos hemos visto envueltos puede suponer una buena oportunidad para probar nuevas fórmulas de trabajo, impensables hace solo un par de semanas. Son momentos para la experimentación y, quién sabe, quizás nos venga muy bien para cambiar las cosas en el futuro o para valorar más lo que ya teníamos.

Espero que mi colaboración de Abril sea ya desde el estudio de Capital Radio en el centro de Madrid. Mientras tanto, espero que todos estéis bien y os deseo mucho mucho ánimo.

Como siempre, el programa completo está disponible aquí.

Doping tecnológico: colaboración de febrero en Capital Radio

Etiquetas

, , , , ,

En mi última visita al programa Afterwork de Capital Radio estuvimos hablando de doping tecnológico y sus implicaciones en el mundo del deporte. Para introducir el tema, recurrí a la última gran hazaña del deporte internacional: el pasado mes de octubre, el atleta keniata Eliud Kipchoge fue capaz de correr una maratón en menos de 2 horas. Fue el primer ser humano en conseguirlo. La proeza es de una magnitud histórica, digna de un superhombre. Pero su marca no fue reconocida por la Federación Internacional de Atletismo por todas las ayudas externas con las que contó: cinco atletas en forma de «V» le abrían paso y se turnaban para estar frescos, un coche le marcaba el ritmo con un laser proyectado sobre el suelo y calzaba la última versión de las zapatillas Vaporfly de Nike.

Entre la marca de Kipchoge de 1:59:40 y el actual record de maratón reconocido por la Federación (2:2:57), hay una mejora de un 3%. Nike anuncia que sus zapatillas permiten reducir el gasto energético necesario para correr en un 4%. Parece que Kipchoge hasta podría mejorar la marca. Los investigadores de Nike que desarrollaron las zapatillas decían que usarlas era como correr cuesta abajo gracias al «efecto catapulta» originado por una placa integrada dentro de la suela.

Tras estudiar el caso, la Federación Internacional de Atletismo prohibió las zapatillas Nike que usó Kipchoge para conseguir su marca, estableciendo nuevas normas al respecto. Entre otras, que las zapatillas no podrán tener una suela superior a 40mm, no podrán incorporar placas rígidas en el interior y que las zapatillas deberán estar disponibles para el público general con al menos 4 meses de antelación a la competición en la que se vayan a usar para evitar el uso de modelos experimentales. Por tanto, la Federación consideró las zapatillas Vaporfly como doping tecnológico.

Podemos definir «doping» en el ámbito del deporte como el uso de sustancias químicas que mejoran el rendimiento de un deportista y el «doping tecnológico» como el uso de innovaciones tecnológicas que mejoran el rendimiento.

El caso de las Vaporfly no es ni mucho menos el primero. El deporte tiene una larga historia de doping tecnológico.

En 1957, el saltador de altura soviético Yuri Stepanov saltó 2,16m, arrebatando el récord mundial a los campeones americanos. Posteriormente se descubrió que la zapatilla tenía una suela de un grosor de cinco centímetros, alargando de forma artificial las piernas del saltador. Unos años después, en 1960, la IAAF las prohibió.

En los Juegos Olímpicos de 2008 en Pekin, el 94% de las pruebas fueron ganadas por nadadores con el bañador de cuerpo entero LZR Racer de Speedo. El bañador en cuestión, que era un desarrollo en colaboración con la NASA utilizando sus túneles del viento y el software de análisis de fluidos más avanzado de aquel momento, mejoraba la flotabilidad y la hidrodinámica. Michael Phelps decía que cuando lo llevaba puesto “nadaba como un cohete”. En 2009, la Federación lo prohibió.

En las últimas décadas, las raquetas de tenis han pasado de las originales construidas en madera a los diseños metálicos, hasta llegar a las actuales, fabricadas en fibra de carbono y otros materiales sintéticos, permitiendo enormes mejoras en el rendimiento de los tenistas. Se sigue innovando en materiales pero en este caso, no ha habido prohibiciones por parte de la Federación.

Los deportes de motor y concretamente la Fórmula 1 también tienen una larga historia de innovaciones que antes o después pasan a ser reguladas o directamente prohibidas por la Federación Internacional de Automovilismo. Por ejemplo, el llamado «efecto suelo» en los diseños de los años 70 hacían que los coches se pegaran a la carretera, pero también provocaba que cuando el coche perdía el efecto, saliera escupido por el asfalto. Después de varios accidentes gravísimos, la FIA decidió regularlo en 1983 endureciendo su uso.

Como vemos en todos estos ejemplos históricos, la decisión final de qué es doping y qué no lo es, depende de Federaciones y Reguladores que aplican decisiones un tanto arbitrarias, presionadas en muchos casos por los jugosos contratos de patrocinio de las marcas. ¿Por qué no corren todos los pilotos de F1 con el mismo coche? Porque dejaría de ser interesante para los fabricantes. Lo mismo ocurre con la maratón de Kipchoge. Si la prohibición de la Federación es total, los fabricantes como Nike dejarían de patrocinar eventos y deportistas.

Por tanto, la frontera del dopaje tecnológico, más que una cuestión técnica, suele ser una decisión que se toma en un despacho y es sumamente sutil. ¿Debemos obligar a los deportistas a seguir ejecutando el deporte como se hacía hace tres o cuatro décadas o por el contrario, debemos dotarles de las herramientas (más allá del entrenamiento, la alimentación, la disciplina, etc) para que sigan mejorando registros, a riesgo de considerarlas doping tecnológico? Esa es la gran pregunta.

Si te interesa el tema, puedes escuchar el programa completo aquí. Mi intervención a partir del minuto 42.