Hablando sobre contraseñas y accesos seguros en los informativos de TVE

Etiquetas

, , , , , ,

 

El pasado sábado intervine en un reportaje emitido por los informativos de La 1 en TVE (mediodía y tarde) sobre accesos seguros, el correcto diseño de contraseñas y los nuevos sistemas passwordless.

Aunque el reportaje se emitió con un formato muy breve, durante la entrevista comentamos que una buena contraseña es aquella de uso individual (que no sea compartida con otras personas), lo suficientemente larga (al menos 10 caracteres) y que combine letras, números, caracteres especiales, mayúsculas y minúsculas. No debemos diseñar nuestras contraseñas con datos personales como nuestro nombre propio, el nombre de nuestros hijos o de una mascota, el cumpleaños o el año de nacimiento. Tampoco es recomendable usar la misma contraseña en varios servicios, ya que si uno de ellos fuese hackeado, los atacantes podrían acceder al resto de servicios.

Las estadísticas dicen que las contraseñas más repetidas en el mundo son 123456, abc123 y password. También son muy habituales las secuencias de letras o números iguales como zzzz ó aaabbb y las secuencias del teclado como qwerty ó asdf. Así que deberíamos evitar todas estas combinaciones ya que son las primeras que probará un atacante.

Para aumentar la seguridad de nuestras cuentas, podemos usar autenticación de doble factor (cada día más presente en los principales servicios digitales y plataformas) o una app de gestión de contraseñas.

Otra tendencia es la autenticación sin contraseña o passwordless que pretende incrementar la seguridad de los sistemas al mismo tiempo que se facilita la vida de los usuarios. En lugar de contraseña, el sistema nos pide autenticación biomética (mediante huella dactilar o detección facial) o validaciones a través de email o mensajes al móvil. Son el tipo de accesos que ya estamos utilizando en los servicios bancarios y que podrán incorporarse en otros servicios como las plataformas de comercio electrónico o las redes sociales, aunque está por ver que los usuarios quieran ceder información biométrica u otras vías de contacto a este tipo de servicios. Como norma general, todavía seguimos confiando en los bancos para cederles nuestros datos personales y no tanto en la red social de turno o en una plataforma de e-commerce con sede en un país de fiscalidad exótica.

El clip del reportaje está publicado en esta noticia corta en la web de RTVE. También disponible el informativo completo aquí (mi intervención a partir del minuto 27).

Sharenting y el sentido común cuando publicas fotos de tus hijos en redes sociales

Etiquetas

, ,

El pasado miércoles dediqué mi colaboración mensual en Capital Radio a hablar del sharenting, el uso habitual de las redes sociales para compartir contenidos de nuestros propios hijos. Es un tema espinoso, como todo lo que tiene que ver con los niños y la libertad de sus padres para educarlos como quieran. Así que no se trataba de juzgar a nadie, sino de compartir algunas reflexiones, riesgos y consejos generales sobre el tema.

La expresión “Sharenting” proviene de la fusión de los términos anglosajones “Share” (compartir) y “Parenting” (partenidad), algo así como compartir la paternidad. El sharenting se ha convertido en una práctica muy habitual para algunos padres y madres, potenciada por la cada vez más habitual lejanía de los miembros de algunas familias que viven en otras provincias o incluso en el extranjero y, por supuesto, las pequeñas dosis de autoestima que nos generan los likes y los comentarios acerca de nuestros hijos.

Hasta la fecha, no ha existido otra generación de niños con una infancia tan pública ya que somos la primera generación que está experimentando de manera generalizada con las redes sociales. No sabemos qué va a pasar dentro de una década cuando esos niños sean adultos, pero es probable que muchos no estén de acuerdo con lo que hicieron sus padres.

Podríamos tomar como ejemplo esas fotos que todos los padres y madres conservan con orgullo en el salón durante décadas con el bautizo, la comunión o la graduación de sus hijos y en la que todos nos sentimos ridículos desde nuestra perspectiva adulta. Las redes sociales amplificarían enormemente ese efecto, ya que no solo verían las fotos de nuestra infancia los amigos de nuestros padres sino cualquiera que haga una búsqueda en la red social de turno.

¿A qué riesgos nos enfrentamos?

En primer lugar, y más importante, estamos generando una huella digital que viola la privacidad, o más bien la futura privacidad que corresponde a nuestros hijos. Puede que cuando sean adultos, no deseen que un buscador indexe fotografías suyas de su etapa infantil o preadolescente.

Por otra parte y sin pretenderlo, podemos estar favoreciendo el futuro bullying de nuestros hijos, ya que podemos estar compartiendo información que pueda alimentar las burlas o el acoso. 

También existen otros riesgos, menos probables, pero que no podemos pasar por alto, como el secuestro físico o de la identidad digital del niño, ser objeto de memes y burlas o ser reclamo para servicios ilegales (o al menos cuestionables)

Tres reflexiones antes de publicar fotos de nuestros hijos

Aunque en el fondo todo este tema se puede resumir en tener un poco de sentido común, está bien tener en cuenta estas tres reflexiones:

  1. Tu hijo no gana nada con la publicación de sus imágenes o vídeos.
  2. Recordar el dicho: “Nunca publiques en internet aquello que no quieras que pueda ser publicado en un periódico o que pueda surgir en una entrevista de trabajo o un juicio”.
  3. Todo lo que se publica en internet escapa de cualquier control, ya que aunque lo eliminásemos, siempre puede haber sido capturado, almacenado y reutilizado.

Consejos para publicar contenido de nuestros hijos en redes sociales

  • Configurar de forma correcta (y restrictiva) las opciones de privacidad de nuestras redes sociales. En el caso de publicación de fotos de menores, no utilizar cuentas públicas.
  • No es recomendable crear una cuenta propia de nuestro hijo con su nombre, sino utilizar la cuenta de un adulto que, como norma general, suele tener mejor configuradas las opciones de privacidad.
  • Cuando nos planteemos la publicación de una imagen, pensar cómo se sentiría la versión adulta de nuestros hijos si en el futuro vieran esa imagen.
  • Si nuestros hijos tienen suficiente edad, podemos consultarles su opinión. Si un contenido no les agrada, deberíamos replantearnos su publicación.
  • Nunca publicar imágenes en las que los niños estén desnudos, aunque sea parcialmente.
  • Nunca dar la localización de nuestro hijo, su colegio o sus costumbres.
  • Si enviamos imágenes a través de aplicaciones de mensajería instantánea (Whatsapp, Telegram, etc), especialmente en grupos, asegurarnos de que las personas que están al otro lado son de nuestra confianza.
  • Una vez que hemos decidido el nivel de privacidad con el que nos sentimos cómodos, dejar claro a nuestros familiares y amigos más cercanos que ese nivel de privacidad debe ser tenido en cuenta por ellos también en todo lo relativo a nuestros hijos.

Como siempre, el programa estará disponible durante unos días en este enlace. Mi intervención a partir del minuto 11.

Conversación sobre intraemprendimiento en el podcast Liberarte Café

Etiquetas

, ,

 

Hace unos días se publicaba este vídeo con la conversación que mantuve con mi amiga Sandra Solis, consultora, formadora y coach ejecutiva, para su serie de podcasts. La idea fue mantener una charla informal sobre las claves del intraemprendimiento. Sandra conoce bien el tema, puesto que sería el ejemplo perfecto de intraemprendedora en las empresas en las que ha trabajado.

A lo largo de 50 minutos, comentamos las cualidades de la actitud intraemprendedora, los pilares que facilitan la cultura emprendedora en la empresa, las dificultades para favorecer el intraemprendimiento (tanto desde la perspectiva de las compañías como de los profesionales que trabajan en ellas) y de cómo podemos poner en práctica el intraemprendimiento si somos de esos profesionales que no podemos estar quietos.

Disponible en ivoox, Spotify, Youtube y prácticamente en todas las plataformas de podcasting.

Hablando sobre la dark web en los informativos de TVE

Etiquetas

, ,

 

Hace unos días me contactó Raul Portero de RTVE para charlar sobre la Dark Web: cómo se puede acceder, qué diferencias existen con respecto a la web superficial y qué tipo de contenidos podemos encontrar. Todo ello surgió por este otro post que publiqué hace unos meses con mi intervención en Capital Radio hablando sobre la red oscura.

La charla está muy recortada para acogerla al formato de los informativos pero creo que da una primera visión rápida de lo que puede ser la Dark Web: no solo un mercado persa donde se puede comprar prácticamente cualquier cosa ilegal, sino también un recurso muy valioso para activistas y una vía de escape para la población que tiene limitado el acceso a la información como ocurre actualmente en Ucrania y en Rusia.

El informativo completo está disponible aquí. Mi intervención a partir del minuto 28. 

Personas mayores y tecnología

Etiquetas

, , , , , ,

El pasado miércoles dedicamos mi intervención en el programa Afterwork de Capital Radio a hablar de la relación entre las personas mayores y la tecnología. El tema surgió a raíz de una pequeña anécdota con mi madre y sus pequeños sustos con la informática.

Las personas mayores como mi madre (hablamos de personas entre 60 y 80 años) llevan una década de relación forzosa con la tecnología, en ocasiones más fluida y serena, y en otras verdaderamente tortuosa. Ha sido en estos últimos años cuando los modelos de relación con clientes han experimentado una elevada digitalización y los mayores se han visto forzados a realizar, vía internet, múltiples gestiones que antes eran presenciales o atendidas por personas.

Hay que poner en contexto el cambio que ha experimentado esta generación: del teléfono heraldo al smartphone, de poner al día la cartilla del banco a acceder a los movimientos de cuenta via app, de comprar un billete de tren con un taquillero han pasado a adquirirlo en una máquina expendedora, o de recibir la factura de la electricidad o el gas por carta a tener que revisar un área de clientes en la web del proveedor de servicios. Son muchos cambios para una generación que no utilizó ordenadores y teléfonos inteligentes hasta que fue estrictamente necesario.

Hay que tener en cuenta además que la usabilidad de muchos de estos servicios y procesos es relativamente sencilla para personas que están acostumbradas a utilizar webs y apps, pero increíblemente compleja para alguien que no tiene experiencia y que no tiene por qué conocerlo. Los que diseñamos aplicaciones consideramos como universales algunos códigos e interacciones que en el ámbito concreto de los mayores no tienen por qué ser interpretados como tal.

También pueden tener una barrera adicional con el inglés. La generación de los mayores no estudió inglés de forma generalizada como sí han hecho las generaciones más jóvenes, así que la navegación se puede convertir en inviable por algo tan sencillo como el idioma.

Pero hay dos ámbitos en los que la vida digital de los mayores se complica especialmente: la banca y la administración pública.

Banca

Entre 2010 y 2020, el número de sucursales bancarias en España ha disminuido un 50%. De 43.000 sucursales en 2010 hemos pasado a 20.900 en 2021, de tener 96 oficinas por cada 100.000 habitantes en 2009 a tener 47 en 2020. Aún así, España es el segundo país con más oficinas bancarias entre los principales de la Unión Europea, casi igualada con Francia y muy por encima de la media europea de 26 sucursales por cada 100.000 habitantes. Así que estas cifras no dejan lugar a dudas de que se seguirán cerrando muchas más sucursales bancarias.

Venimos de un escenario de saturación de sucursales en el que era habitual que las personas mayores estuvieran acostumbradas a tratar con personas para cualquier asunto relacionado con su banco. Con los cierres, el servicio de atención se ha ido degradando, se han reducido horarios de atención y las operaciones más habituales se derivan al cajero o a la app de turno. Los bancos, sin embargo, no han hecho más que incrementar su rentabilidad con los cierres.

Ante esta situación, surgió con muchísima fuerza la iniciativa “Soy Mayor No Idiota” en change.org, liderada por Carlos San Juan, que ha sumado más de 600.000 firmas para pedir a los bancos que mantengan un servicio mínimo de calidad para los mayores.

Las palabras del propio Carlos resumen muy bien el problema: ”Cada vez más, para trámites sencillos, te exigen usar tecnologías complejas que muchos no sabemos utilizar. Muchas personas mayores están solas y no tienen nadie que les ayude, y otras muchas, como yo, queremos poder seguir siendo lo más independientes posibles también a nuestra edad. He llegado a sentirme humillado al pedir ayuda en un banco y que me hablaran como si fuera idiota por no saber completar una operación.”

La campaña ha sido un completo éxito: tres de cada cuatro españoles mayores de 65 años están al tanto de la campaña de recogida de firmas. Gracias a iniciativas como la de Carlos, los bancos se han visto obligados a reaccionar y han planteado al Gobierno una batería de medidas para mejorar la atención a sus clientes más mayores: el compromiso de una atención más personalizada en las sucursales con horarios más amplios, trato preferente por teléfono y el compromiso para hacer más fáciles las operaciones con los cajeros y las apps.

Administración pública

Aunque pudiera parecer que la banca es el ámbito digital que más problemas genera a los mayores, un sondeo de Metroscopia refleja que las gestiones con el sector público presentan el mayor riesgo de exclusión digital: El 70% de los mayores de 65 años asegura que su peor problema en la era digital es la Administración pública.

En dicho estudio, los mayores de 65 años consideran que las gestiones con la administración le resultan muy complejas, por encima de las gestiones con empresas de servicios, solicitar una cita médica, comprar un billete de avión o tren y realizar una gestión bancaria.

No todo es negativo

Después de todos estos datos, no querría quedarme con un mensaje pesimista sino más bien lo contrario.

A pesar de que muchos mayores se han encontrado con la tecnología de forma forzosa, de que apenas han tenido tiempo para aprender y de que no tenían experiencia previa, han sido capaces de asumir con total normalidad algunas tecnologías como las pulseras de actividad, las redes sociales (Facebook, Whatsapp), la lectura en dispositivos electrónicos (ebooks) o las videollamadas. Todo ello sería impensable hace diez años. A día de hoy, mi madre y sus amigas miden los pasos que hacen cada día, comparten experiencias vía redes sociales o leen sus libros favoritos en un ebook. Son un ejemplo para nosotros de valentía, superación y adaptación.

Silver Economy

Llamamos silver economy a todas aquellas actividades económicas, productos y servicios destinados a satisfacer las necesidades concretas de los mayores de 65 años. Como colectivo, los mayores son un público interesante:

  • Tienen un poder adquisitivo medio
  • Disponen de más tiempo libre y le gusta aprovecharlo en actividades culturales y de ocio
  • Son consumidores fieles
  • Les gusta cuidarse, hacer deporte y comer bien

Por tanto, estamos en un momento atractivo para generar nuevas oportunidades de servicios adaptados a los mayores, incluso nuevas profesiones que den respuesta a las demandas que generan, muchas de ellas relacionadas con la tecnología.

Algunos consejos finales para ayudar a los mayores

Para acabar, ¿qué podemos hacer para ayudar a las personas mayores de nuestro entorno en su relación con la tecnología?

  1. Tener paciencia, ya que muchos de los conceptos que consideramos normales, pueden ser completamente nuevos para ellos.
  2. Utilizar metáforas para explicar conceptos difíciles
  3. Elegir dispositivos que no sean demasiado complejos y que no tengan más funcionalidades de las que vayan a usar. Demasiadas opciones les pueden despistar.
  4. Usar programas de acceso remoto para poder ayudarles sin necesidad de presencialidad.

Como siempre, el programa completo estará disponible temporalmente aquí. Mi participación a partir del minuto 9.

 

10 años de blog

Etiquetas

, , ,

Estoy de aniversario: hoy hace diez años que empecé este blog. Desde este “hola mundo” del pasado 1 de abril de 2012 hasta el presente post, llevo actualizando este site de forma más o menos regular durante una década. 

¿Y qué me lleva a seguir manteniendo vivo este sitio? Es cierto que escribir y mantener un blog está en desuso. Éste es uno de los grandes cambios que han ocurrido en la web 2.0 desde el 2012 hasta hoy. Las redes sociales han devorado a los blogs. El consumo de contenido en la actualidad es mucho más rápido, incluso voraz, buscando el impacto visual, el titular corto pero efectivo y, por supuesto, el like que alimenta nuestros egos. No queda mucho espacio para la reflexión más pausada, para leer un artículo durante unos pocos minutos. Esta es la tendencia de consumo actual. ¿Es mejor o es peor? No lo sé, pero es lo que hay.

Durante estos años, muchos de los blogs que tenía indexados en mi lector de feeds han ido desapareciendo o han sido abandonados y no incluyen una actualización desde hace años. Pero los blogs sigue manteniendo una cualidad muy importante: se posicionan excepcionalmente bien en buscadores. El hecho de que haya cada vez menos blogs actualizados también nos favorece a los “usuarios senior” que aún seguimos manteniendo nuestros diarios digitales al día. Así que me ha beneficiado mucho a lo largo de esta década para promocionar mis libros y mi agencia, para participar en congresos y conferencias y para colaborar en medios de todo tipo: primero en otros blogs, después en prensa, posteriormente en radio y finalmente en televisión. ¿Me merece la pena? En mi caso particular, la visibilidad que me ha dado el blog me recompensa sin dudarlo el trabajo que me ha supuesto mantenerlo durante estos diez años. Además, el blog también me ha dado la oportunidad de profundizar en temas que conocía de forma ligera. Está claro que escribir un artículo sobre una temática te exige informarte y, en definitiva, te obliga a no decir tonterías.

Si tiro de estadística a lo largo de estos diez años, esta entrada es la número 422. ¡Me parece mentira que haya escrito tanto! Las tres entradas más vistas a lo largo del tiempo son Cómo publicar un buen anuncio de alquiler, 15 impactantes predicciones sobre el futuro que viene y Tres frases de Sun-Tzu aplicadas al mundo de la venta. Los países que más tráfico me han aportado han sido España, México, Estados Unidos, Colombia y Perú por este orden. Y como curiosidad, he recibido tráfico de sitios muy distintos, incluido el mítico Forocoches. 

Aunque no esté de moda, como decía antes, y sucumbamos al placer rápido de las redes de impacto visual como Instagram o Tiktok, (yo mismo mantengo un canal de Instagram razonablemente actualizado. Con Tiktok todavía no me atrevo…) seguiré manteniendo este blog, al menos, mientras siga teniendo cosas que contar.

Para acabar me gustaría agradecer de corazón a todos los lectores que han pasado por estas páginas, que se han interesado de alguna forma u otra por mis contenidos, a los que han participado con sus comentarios y a los que me han enlazado y recomendado. Espero de verdad que hayan encontrado útil e interesante el contenido.

Pues nada, sigamos escribiendo.

 

Cinco claves para vendernos mejor. Conversación para el podcast de Rosa Montaña.

Etiquetas

, ,

Hace unos días compartía una conversación bajo el título «Cinco claves para vendernos mejor» con Rosa Montaña para su nuevo podcast «Del infierno al purgatorio«. Más que una ponencia fue un agradable diálogo entre amigos con el particular estilo desenfadado de Rosa.

A continuación un resumen rápido de las claves que tratamos:

1.- Todos somos vendedores

Todos nos dedicamos a vender pero en la mayoría de ocasiones no nos damos cuenta de ello. Más allá de lo estrictamente profesional, nuestra vida está llena de momentos de venta: vendemos proyectos, vendemos planes, vendemos esperanza. Tomemos conciencia y veamos la vida con «ojos de vendedor».

2.- Educación sobre ventas

Como no somos conscientes de todos los momentos en los que estamos vendiendo, no nos preparamos para ello. Yo fui seis años a la Universidad y nadie me habló de que tuviera que vender nada. Me prepararon para diseñar, producir y ejecutar, pero no para vender.

3.- El producto es secundario, lo importante es cómo lo vendamos

Los productos que triunfan en el mercado no son los mejores en su categoría sino los que nos han vendido mejor. Lo mismo ocurre con nosotros mismos como profesionales. No olvidemos dedicar tiempo a nuestra marca personal.

4.- Vender = confianza

Todo lo relacionado con la venta se ha ganado muy mala fama, quizás de forma merecida por los desmanes de unos pocos. La venta entendida como pelotazo o como «aquí te pillo, aquí te mato» tiene que quedar atrás. La venta del siglo XXI debe basarse en cultivar buenas relaciones personales basadas en la confianza mutua

5.- Resistir e insistir

El buen vendedor es aquél que resiste e insiste. Una correcta estrategia de seguimiento de clientes y proyectos multiplicará el éxito de cualquier vendedor.

Puedes escuchar el audio completo a continuación o acceder a la página de iVoox aquí.

Paraísos fiscales para pobres

Etiquetas

, , , , , , , , ,

El pasado miércoles asistí a mi cita mensual en Capital Radio para hablar de paraísos fiscales, en su concepción clásica, pero también sobre nuevas lagunas en las políticas fiscales originadas por la tecnología.

Todo ello surgía al hilo de esta noticia: Hacienda pone bajo la lupa la inversión en criptomonedas». La Agencia Tributaria quiere reforzar el control fiscal sobre el mercado de criptodivisas exigiendo obligaciones de información para evitar prácticas que pueden considerarse un paraíso fiscal.

Pero, ¿qué es un paraíso fiscal?

Un paraíso fiscal, en su definición formal, es una zona geográfica, normalmente un Estado o una parte de él, cuyo régimen tributario impone unas cargas fiscales mucho más bajas en comparación al resto del mundo.

Como europeos y como contribuyentes en España, tenemos que cotizar por nuestros ingresos en función de su volumen. Dichos ingresos pueden tener un origen muy distinto: desde rendimientos del trabajo, actividades económicas, herencias, donaciones, etc. Todo se grava con sus correspondientes tasas.

¿Pero qué pasa con las criptomonedas?

Desde un punto de vista fiscal, tenemos dos opciones:

Opción 1: Declarar las plusvalías.

Las plusvalías obtenidas por compraventa de criptodivisas, pueden ser devueltas a una cuenta bancaria en España, en cuyo caso serán detectadas por Hacienda y como cualquier otra ganancia patrimonial, tendremos que pagar el tipo impositivo correspondiente. Actualmente dicho tipo varía entre el 19 y el 26% en función del volumen.

Se estima que más de 4 millones de españoles invierten en criptoactivos. Curiosamente, el 41,4% de ellos considera que no tendrá que pagar ningún tipo de impuesto por lo que gane con sus criptoactivos y el 28,4% reconoce que no sabe si debe incluirlo o no en su declaración de la renta.

Opción 2: Gastar las plusvalías obtenidas directamente desde el Exchange

Las plusvalías que obtengo por mis inversiones en criptoactivos, pueden quedar en una cuenta en € dentro del Exchange (mi gestor de criptodivisas), a la que puedo asociar una tarjeta de crédito que me permitirá pagar en cualquier establecimiento online/offline.

A nivel legislativo, se contempla que las empresas que gestionen criptoactivos deban informar sobre ello a las autoridades. Así lo establece la Ley 11/2021 de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal, en la que «se introduce una obligación de suministro de información sobre los saldos que mantienen los y las titulares de monedas virtuales«.

Pero, los principales exchanges de criptomonedas no tienen sede en España ni acuerdos de colaboración con la Agencia Tributaria. Por ejemplo, Binance, la plataforma de intercambio de criptoactivos con mayor volumen del mundo, fue fundada originalmente en China, pero ha pasado por Japón, por Taiwan, y ahora mismo es difícil saber dónde está su sede. Crypto.com, otra de las grandes plataformas mundiales, tiene directamente su sede en Islas Cayman.

Por tanto, es muy difícil que estas empresas colaboren, por lo que las ganancias obtenidas quedarían fuera del circuito de información habitual de la Agencia Tributaria. No hace falta tener cuentas en Suiza, en Andorra o en las Islas Caimán. Podemos tener un pequeño paraíso fiscal sin salir de nuestra casa.

¿Qué otros paraísos fiscales “para pobres” existen?

1.- Paypal

Paypal permite cobrar por servicios o venta de productos y el dinero recibido podemos almacenarlo en un monedero virtual con el que pagar futuras compras. De esta manera, el dinero quedaría fuera del circuito oficial.

2.- Wallapop

En 2017 ya surgió la noticia de que el Ministro Montoro quería que se pagara impuestos por las ventas en Wallapop o eBay.

Cristóbal Montoro afirmaba que la compraventa de productos de segunda mano entre particulares a través de plataformas deberían estar sujetas a tributación, al igual que el resto de transacciones comerciales. «El comercio online no puede ser diferente de lo que han sido las transacciones comerciales normales»

La compraventa de productos de segunda mano a través de plataformas como Wallapop o eBay queda así gravada por el impuesto de transmisiones patrimoniales y, en caso de que haya plusvalía, tendría que computar en el IRPF. Me atrevería a decir que muy pocas personas lo tienen en cuenta y por tanto también podríamos considerar a estas plataformas un mini-paraíso fiscal en sí mismas.

3.- La Comunidad de Madrid

El pasado año, la OCDE acusaba a Madrid de ser un «paraíso fiscal interno» que atrae a determinados contribuyentes por sus bajos impuestos.

Según la OCDE, las personas con dinero se trasladan a Madrid tras la reintroducción del impuesto sobre el patrimonio en 2011, siendo Madrid un paraíso fiscal interno con un tipo impositivo del 0%, y con bonificación del 99% en impuesto de Sucesiones.

4.- Municipios de Madrid

Una versión más casera de lo que supone la Comunidad de Madrid frente al resto de España, sería la que están llevando a cabo ocho municipios de la provincia de Madrid, catalogados como «paraísos fiscales» de coches en el IVTM (Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica).

Si un coche medio paga en Madrid capital 59 euros por dicho impuesto, en la localidad de Patones solo paga 8,50 euros. Patones tiene matriculados más de 6500 turismos para un total de 540 residentes, unos doce turismos por persona.

Lo mismo ocurre en Robledo de Chavela, de 4.001 habitantes, con más de 42.000 turismos.

Para las empresas de renting o de gestión de flotas, supone un gran ahorro domiciliar sus vehículos en estos pueblos y para los ayuntamientos representaría una importante fuente de ingresos adicionales para su presupuesto municipal.

5.- Operaciones en el metaverso

Hace unos días leíamos la noticia de que Uttopion, el primer metaverso made-in-Spain, comercializa terrenos y casas entre 2.000 y 20.000€. Así que podríamos aventurarnos a comprar un terreno, construir sobre él algún tipo de activo digital y posteriormente alquilarlo o venderlo. Las plusvalías generadas podrían ser reinvertidas en otros bienes y servicios dentro del metaverso o podríamos comprar productos físicos a través de la tienda oficial de una marca con sede en el metaverso.

Un poco de sentido común

Para acabar me gustaría decir que a nadie le gusta pagar impuestos y menos cuando saltan noticias relacionadas con políticos corruptos, comisionistas, malas prácticas y ratas de cloaca de todo tipo. Pero no podemos olvidar que somos una de las sociedades con más calidad de vida del mundo, con un sistema sanitario envidiable y centros educativos y universidades públicas de reputación mundial. Somos lo que somos por lo que hemos aportado entre todos.

El programa completo está disponible aquí. Mi intervención a partir del minuto 9.

Feliz 2022

Etiquetas

, , , ,

Como es tradición en este blog, dedico mi último post del año para publicar el christmas que enviamos desde mi agencia, El Equipo E, a clientes, proveedores y amigos. El histórico de todos los años anteriores, desde el año pasado hasta el muy lejano 2012 está aquí: 2020, 2019, 201820172016201520142013 y 2012.

Solo me queda ya desearos a todos, queridos lectores, un 2022 mucho mejor que el 2021, con ilusiones renovadas, nuevos proyectos y sobre todo, son salud. No es poco.

¡Feliz 2022 a todxs!

5 años en Capital Radio

Etiquetas

, , ,

Mi última colaboración del año en Capital Radio la dedicamos a celebrar los cinco años que llevo participando en el programa de Eduardo Castillo. Fue una charla informal en la que repasamos algunos de los temas tratados a lo largo de estos años.

Mi primera intervención formal en el programa Afterwork fue en diciembre de 2016 y hablamos de “cinco propósitos para el 2017”. Desde entonces, a lo largo de 50 programas, hemos hablado de muchísimos temas relacionados con negocio (intraemprendimiento, negociación, motivación, selección de comerciales,…), tecnología (Deepfake, criptomonedas, dark web, bioimpresión, metaversos, robots escritores, tecnología y niños, etc) o marketing (marca personal, brushing marketing, dropshipping, marketing de influencia, facilitación gráfica, influencers virtuales, etc).

Hemos hecho algunas series como las profesiones de paro negativo o los temas relacionados con la vida en confinamiento durante los meses más complicados de 2020. También hemos dedicado programas a algunos temas bastante frikis, como el movimiento tecnorural, el doping tecnológico, el movimiento FIRE o la singularidad tecnológica, entre otros.

En definitiva, he compartido un montón de horas de radio con Eduardo, al que le tengo que agradecer la oportunidad de estar a su lado aprendiendo y pasando tan buenos ratos. Todo lo que sé de radio, lo he aprendido con Eduardo y espero seguir haciéndolo muchos años más.

Como es habitual, el programa completo estará disponible durante unos días aquí. Mi intervención a partir del minuto 8.