Cómo encontrar y seleccionar buenos comerciales. Colaboración de Abril en Capital Radio.

Etiquetas

, , , ,

En el programa #Afterwork de ayer en Capital Radio hablamos sobre cómo encontrar y seleccionar buenos comerciales. La idea surgió debido a la reciente publicación del libro Ir a la luna es fácil, lo difícil es encontrar un buen comercial”, editado por Libros de Cabecera. Para hablar sobre el tema, contamos con la visita del autor, Daniel Gómez Visedo. Daniel y yo compartimos editorial y también temática, así que más que una presentación formal de un libro, el programa fue una charla entre amigos.

El libro aborda, desde un punto de vista ameno y práctico, los aspectos más relevantes que debemos tener en cuenta para encontrar, seleccionar y retener a los mejores comerciales en nuestra empresa. Lo leí del tirón hace unas semanas, así que fue un placer poder comentar con Daniel los aspectos que más me llamaron la atención: dónde podemos encontrar buenos comerciales y dónde no, que características identifican a un buen comercial y qué indicios nos pueden ayudar a descartar candidatos, tipos de comerciales (algunos de ellos muy curiosos) y qué estrategias podemos utilizar para retener este tipo de profesionales en nuestras compañías.

En definitiva, una charla muy interesante si formas parte del colectivo comercial o del ámbito de la gestión del talento. Como es habitual, el programa completo estará disponible durante unos días siguiendo este enlace. Nuestra intervención a partir del minuto 8.

Cobras lo que te mereces, artículo publicado en DiffusionSport.

Etiquetas

,

Hace unos días se publicó en DiffusionSport (una de las publicaciones especializadas en el sector deportivo más importantes de España) en colaboración con mi editorial, un artículo sobre remuneración salarial extraído de mi primer libro “Todos somos vendedores”, titulado “Cobras lo que te mereces”

El artículo, con un título un tanto provocativo, trata de llamar la atención sobre la importancia de la actitud proactiva y las capacidades comerciales en cualquier tipo de desempeño profesional, ilustrado con ejemplos que me ocurrieron en la época en la que escribí el libro.

Hablando de microcréditos y préstamos “cuquis” en Telemadrid

Etiquetas

, , , , ,

El pasado martes participé en un reportaje sobre microcréditos, pagos aplazados y banca “cuqui” en el programa Está Pasando de Telemadrid. Mi participación fue una charla informal con la periodista Gisela Sebastián.

La identidad de estas las formas de pago especializadas en microcréditos y pagos aplazados no siguen el esquema de la banca tradicional. Al contrario, hablamos de startups fintech con un marketing muy potente, enfocado al público más joven y que venden una imagen amistosa y desenfadada para olvidarnos de que estamos hablando de un producto financiero. En lugar de contratar un crédito, parece que estamos jugando con una app o una red social, con claims que siguen la fórmula “lo quieres, lo tienes

Otro aspecto controvertido de estas aplicaciones es que puedes darte de alta y asumir deuda sin apenas controles. No nos piden nóminas o avales. Cualquiera puede acumular deuda sumando cantidades pequeñas, que en muchos casos corresponden a productos completamente prescindibles. Suelen justificar que controlan el sobreendeudamiento de cada cliente, aunque ya ha habido casos concretos de deudas acumuladas significativas e incluso acumulación de deuda sumando varias plataformas simultáneas como el chico que aparece en el reportaje.

Obviamente, no podemos culpar de ello a las empresas de microcréditos sino a la mala cabeza del que lo solicita. Por eso me gustaría insistir en ello. Los microcréditos o las facilidades en el aplazamiento de pagos no son una mala herramienta en sí mismas. Todo lo contrario, son muy útiles siempre que sepamos utilizarlas con criterio y sentido común. Aquí es donde habría que abrir un nuevo debate, el de la educación financiera que están recibiendo los chavales, aunque mucho me temo que es un tema olvidado en la educación primaria y secundaria. Una buena educación financiera evitaría muchos disgustos y ayudaría a los más jóvenes a gestionar mejor su dinero y a tener una vida más organizada.

El programa completo, incluyendo el reportaje y el posterior debate en la mesa, está disponible aquí. Mi intervención a partir del minuto 56.

¿Qué es una dark kitchen? Colaboración de marzo en Capital Radio.

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Una más de las consecuencias de las restricciones del confinamiento ha sido la popularización de las llamadas, Dark Kitchens, cocinas fantasma o restaurantes digitales. A pesar del nombre un tanto siniestro, no tiene nada de clandestino ni ilegal. Son negocios ajustados a legislación y que pasan todos los controles sanitarios.

Para aclarar las ideas alrededor de este nuevo modelo de negocio, decidimos dedicar mi colaboración de marzo en el programa Afterwork de Eduardo Castillo en Capital Radio.

Origen de las dark kitchens

Como decía en la introducción, las dark kitchens han sufrido un potente impulso debido a las restricciones de la pandemia, pero también al auge del pedido a domicilio (“delivery”). Es uno de esos sectores que ha crecido muchísimo en el último año, al igual que el e-commerce, los servicios de streaming o la videoconferencia, por nombrar algunos.

También es una realidad que las empresas de delivery en España ya han experimentado su fase de consolidación. Es habitual ver repartos de los grandes del delivery (JustEat, Uber Eats, Deliveroo, Stuart o Glovo, entre otros) en muchas ciudades españolas.

No es un sector fácil. Todos ellos luchan por mejorar su cuota de mercado en un negocio que, por definición, es de márgenes bajos. Se ven obligados a hacer fuertes inversiones en tecnología para adaptarse a la demanda y a las exigencias del marketing digital. Además, todas tienen batallas legales abiertas por el reconocimiento de que los “riders” (los repartidores) son parte de la empresa, no meros autónomos. Así que sin duda, las Dark Kitchens son una forma de abrirse a nuevos modelos de negocio.

¿Qué es una dark kitchen?

Una dark kitchen se define como un modelo de negocio que se basa en la elaboración de alimentos exclusivamente para la venta a domicilio. No podemos hablar de “restaurante” porque no hay atención al público de ningún tipo. De ahí que la calificación de “restaurante digital” se ajuste mucho a la realidad de este tipo de negocio.

La dark kitchen sigue un formato puro de e-commerce: se concentran los esfuerzos en la preparación de platos pensados para ser enviados a través de empresas de delivery, prescindiendo por completo de todos aquellos recursos que utilizan los restaurantes convencionales: locales bien situados y decorados, mesas y sillas, barra, personal de sala, etc.

También hay que tener en cuenta que una dark kitchen no puede estar situada en cualquier sitio. Es muy importante ubicar la cocina en áreas de alta demanda de delivery, ya que el tiempo de respuesta es vital. Además los riders, que suelen moverse en moto o en bicicleta, solo pueden hacer desplazamientos cortos. No podríamos situar la cocina en áreas industriales a las afueras puesto que complicaría muchísimo el reparto. Pero tampoco es necesario recurrir a locales en calles comerciales o con buena visibilidad. Una dark kitchen podría ser una buena oportunidad para esos locales amplios que cumplen la legislación necesaria, pero que están situados en calles secundarias y en zonas interiores.

Ventajas de la dark kitchen

Hay algunas ventajas evidentes: la reducción de los costes de inversión y gastos de personal. También la competitividad en los precios del producto al reducir la estructura de costes.

Por otra parte, es importante destacar que al no tener que dedicar esfuerzos al servicio presencial, la empresa puede optimizar al máximo su logística para hacer que las entregas puntuales se conviertan en su principal ventaja competitiva.

Tipos de dark kitchens

Podemos hablar de dos tipos de dark kitchens:

  1. El restaurante convencional que, debido al confinamiento, ha probado el modelo puramente digital y le ha funcionado. Desde una sola cocina central, les permite elaborar distintos tipos de gastronomías bajo diferentes marcas e incluso ir adaptando cartas virtuales a las demandas de los consumidores sobre la marcha, siempre según las tendencias.  Una vez que se han acabado las restricciones, pueden hacer convivir los dos modelos: restaurante al uso y digital.
  2. Las dark kitchens montadas como un “coworking” por las propias empresas de delivery, cuyo servicio es alquilado a cocineros. Por ejemplo, las Glovo Cook Rooms, aportan la infraestructura necesaria y el personal encargado de gestionar tanto el espacio como la asignación de pedidos a los repartidores. Los partners solo tienen que traer sus cocineros, su materia prima y el material de cocina específico.

Si te parece interesante el tema y como ya es habitual, el programa completo con nuestra charla estará disponible durante unos días siguiendo este enlace.

Hablando sobre el renacer de las cámaras desechables en TVE

Etiquetas

, , , , , ,

 

El pasado martes participé en un reportaje sobre el renacer de las cámaras desechables y la fotografía analógica entre la generación centenial que se emitió en los informativos de mediodía y noche en La 1 de TVE. Fueron varias las ideas que quise transmitir durante la grabación, aunque finalmente se recortaron algunas de ellas en la emisión final.

Hemos alcanzado un nivel de perfeccionamiento en las cámaras de nuestros teléfonos móviles que ha provocado que sea difícil hacer una mala foto. Aquí es dónde la fotografía analógica introduce una componente de aleatoriedad que nos puede sorprender. El resultado es imperfecto y por ello, mucho más interesante.

Por otra parte, estamos experimentando un alto nivel de saturación con la fotografía digital. Como ya comenté en este post de 2016, todo está fotografiado. ¿Qué sentido tiene hacer una foto del acueducto de Segovia o de la Torre Eiffel si existen centenares de fotos a mi disposición de una calidad muy superior a la que yo pueda hacer? De nuevo, la imperfecta fotografía analógica puede suponer un punto de vista diferente.

Para los nacidos antes de 1990, la fotografía analógica puede tener un punto nostálgico. Nos recuerda aquellas contadas fotos familiares de las vacaciones, resultado de uno o como mucho dos carretes de 36 tomas. Sin embargo, para los chavales de la generación centenial (los nacidos sobre el año 2000) que han crecido con la digitalización, la fotografía analógica tiene una componente excéntrica que les convierte en diferentes, con una visión mucho más personal.

El reportaje completo está disponible en está pagina de TVE.

Hablando del nuevo etiquetado de eficiencia energética en La Noche de la COPE.

Etiquetas

, , , , , ,

La madrugada del pasado viernes participé en el programa La Noche de Beatriz Pérez Otín en la COPE para hablar, entre otras cosas, del nuevo etiquetado de eficiencia energética que acaba de entrar en vigor para todos los electrodomésticos.

Este nuevo etiquetado busca principalmente la simplificación para que seamos más conscientes de las diferencias entre unos productos y otros. Para ello, recupera la escala de letras de la A a la G, eliminando las subescalas “A+”, “A++”, etc, que generaban cierta confusión y no transmitían la realidad del consumo energético de una forma clara. Es obvio que todo lo que sonaba a “A” nos transmitía la idea equivocada de que era muy eficiente, cuando la realidad es que la clasificación “A+” era francamente mejorable.

El resultado del reescalado impulsado por la Unión Europea ha convertido la clasificación “A+++” (la más alta hasta ahora) en la clase B de la nueva escala, para dejar espacio de mejora e innovación a los fabricantes que quieran mejorar la eficiencia energética de sus nuevos productos.

Además, las nuevas etiquetas no solo informan del consumo eléctrico sino que también aportan información sobre el consumo de agua (en aquellos electrodomésticos donde aplique), la capacidad de almacenamiento o el ruido. La nueva norma también obliga a incluir un código QR con información adicional para que cualquier consumidor pueda profundizar en el conocimiento real del producto en cuanto a eficiencia.

El programa completo está disponible aquí. Mi intervención a partir del minuto 20.

Los mineros de bitcoins. Colaboración de febrero en Capital Radio.

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Bitcoin, criptomonedas, Ethereum, blockchain, minería de datos… hace meses que las noticias nos están bombardeando con estos y otros muchos términos que en la mayoría de casos, cuesta entender.

Así que en mi colaboración del pasado miércoles en el programa Afterwork de Capital Radio quisimos aclarar algunos de estos conceptos, especialmente, qué es eso de los “mineros” de bitcoin que hemos leído en noticias como éstas: “Islandia dedica más electricidad a la minería de bitcoins que a los hogares”, “La minería de Bitcoins consume más energía que todo Argentina en un año“ o “Por qué el nuevo boom de las criptomonedas está haciendo desaparecer algunos portátiles”.

¿Qué es un bitcoin?

Ante todo, Bitcoin es una moneda. Podemos hacer pagos con ella y tiene reconocido su valor a nivel global. En definitiva, para que una moneda sea considerada como tal, tiene que haber un consenso entre las partes para que reconozcan su valor.

Bitcoin es una criptomoneda o una moneda completamente digital, sustentada por una red descentralizada impulsada por sus propios usuarios, sin una autoridad central (Banco Central) o intermediarios como los gobiernos.

¿Quién creo Bitcoin?

Las primeras especificaciones que constan sobre el protocolo Bitcoin son del año 2009 y están firmadas por Satoshi Nakamoto. La realidad es que no se sabe quién está detrás de este seudónimo. Ha habido varios candidatos del ámbito de la criptografía académica e incluso grupos de programadores, aunque su identidad real sigue siendo un misterio a día de hoy. El control de la red Bitcoin es realizado por la propia red, de tal manera que poco importa ya quién creo el sistema.

¿Bitcoin es la única criptomoneda?

No, se estima que existen más de 7000 criptomonedas. Todas siguen el modelo de Bitcoin aunque tienen sus peculiaridades.

Quizás la alternativa a Bitcoin más conocida sea la red Ethereum pero hay otras muchas como Litecoin, Monero, Cardano, Peercoin, Solarcoin, Mercoin, Polkadot, etc. No todas cotizan a valoraciones estratosféricas como Bitcoin (sobre 50.000$ cuando escribo este artículo). También existen criptomonedas con valoraciones de unos pocos céntimos.

¿Qué es blockchain?

Por resumirlo muy rápidamente, blockchain es la tecnología que sustenta la red de una criptomoneda, pero que también puede servir para otras muchas aplicaciones. Siempre que haya una red de usuarios con una figura de autoridad central, Blockchain puede tener sentido eliminando intermediarios, ya que el sistema proporciona por sí mismo la capa de seguridad y de confianza necesarias.

Para comprenderlo un poco mejor, podemos entender una red blockchain como un gran libro de cuentas digital, donde se va apuntando cualquier transacción relativa al sistema. Cada miembro de la red tiene una copia de ese libro, por lo que no necesitamos que haya una entidad que lo custodie. Cada vez que haya una transacción, el apunte se replica en los libros de todos los miembros. Si un miembro pierde el libro, cualquier otro miembro, le puede dar una copia. Son los propios miembros los que mantienen el libro. En este post de marzo de 2018, explicaba más en detalle como funciona la tecnología blockchain.

Son muchos los ejemplos de uso de esta tecnología, más allá de las criptomonedas: registros de la propiedad, historiales médicos en hospitales, los registros de vehículos, propiedad intelectual, nacimientos y defunciones, antecedentes penales, etc.

¿Qué es la minería de bitcoin?

El nombre de los mineros de bitcoin surge por su paralelismo con la minería del oro. En lugar de pico, pala y dinamita, los mineros de criptomonedas aportan capacidad computacional como la herramienta necesaria para mantener la red y más concretamente para realizar tres importantes funciones: procesar las operaciones de la red, garantizar la seguridad y conseguir la sincronización de todo el sistema. A cambio, cobran en bitcoins.

Los primeros mineros de bitcoin tenían un trabajo más sencillo: la red era más pequeña de mantener (había muchísimas menos transacciones) y tenían menos competencia. Además, la capacidad computacional que se necesitaba para minar bitcoins era mucho menor. A medida que el sistema creció, los mineros tuvieron que recurrir a máquinas mucho más potentes para obtener rentabilidad por su labor.

En la actualidad podemos hablar de dos tipos de mineros:

  • Los mineros que disponen de máquinas especializadas. Se pueden comprar máquinas de minado en Amazon o en Wallapop a partir de 200€ o tarjetas gráficas a las que modificando su configuración, se convierten en máquinas de minería.
  • Los mineros no especializados que prestan la capacidad computacional de sus ordenadores domésticos cuando no los usan. Forman parte de una red de usuarios no profesional y reparten el beneficio generado entre todos los participantes. Cualquier de nosotros puede convertirse en minero instalando un software de minado en nuestro ordenador.

El consumo eléctrico de la minería

El gran problema de la minería es el gasto energético que supone tener estas máquinas funcionando 24h. Pensemos que cada máquina de minado puede consumir como un radiador eléctrico conectado durante todo el día y los mineros tiene docenas o incluso centenares de máquinas trabajando de forma simultánea. Por eso, las granjas de minado buscan ubicaciones geográficas donde hace mucho frío para instalar sus máquinas, ya que así requieren menos refrigeración. También eligen países con electricidad barata o donde pueden tener su propio soporte de energías renovables.

¿Existe una limitación en la creación de bitcoins?

Nakamoto estableció en la definición de la red Bitcoin que el sistema se limitaría a 21 millones de bitcoins. De esta forma, el sistema tiene más que ver con el patrón oro (su volumen total también es limitado) que con el dinero fiduciario (dólar, euro, etc), dependiente de las decisiones de imprimir moneda de las autoridades centrales.

¿Cuándo se minarán todos los bitcoins?

Hasta el momento actual, ya se han minado unos 18,9 millones. Se minan unos 1800 Bitcoins al día. La estimación original de Nakamoto es que se acabará con el minado en el año 2140. En el periodo 2009 a 2020 se minó el 85%. Se estima minar otro 9% para 2024 y el resto se minará a lo largo del siguiente siglo.

El proceso de minado del último tramo de bitcoins será mucho más lento al haber más competencia y decaer la rentabilidad para los mineros, así que aunque nos parezca un plazo muy largo, la estimación de Nakamoto estará cerca de la realidad.

¿Y cuánto se minen todos los bitcoins, qué ocurrirá?

El trabajo de los mineros ya no será recompensado con bitcoins al haber alcanzado el límite, lo cual hará que muchas de las actuales granjas de minado ya no sean rentables. Si no hay otras criptomonedas que minar, dejarán la actividad ya que los ingresos solo llegarán en forma de comisiones por el mantenimiento de la red que abonarán los propios usuarios. Sin duda, es un escenario mucho menos atractivo económicamente y solo será realizado por unos pocos mineros que hayan optimizado al máximo la rentabilidad de su forma de trabajo.

 

Como siempre, el programa estará disponible durante unos días aquí. Mi intervención a partir del minuto 9.

Tendencias tecnológicas para 2021. Colaboración de enero en Capital Radio.

Etiquetas

, , ,

Todos los años por estas fechas se publican diferentes informes sobre tendencias tecnológicas por parte de expertos, agencias de diseño y organismos como Gartner. Así que en mi primera intervención del año en el programa Afterwork de Capital Radio, decidí hacer un repaso de las más significativas de la mano de Eduardo Castillo.

Las comento brevemente a continuación.

1.- Privacidad mejorada

La exigencia creciente de entornos de confianza por parte de los usuarios empuja a las empresas de servicios y plataformas a mejorar su experiencia en privacidad. Repasamos algunos ejemplos como el de Facebook, un desgraciado ejemplo de fugas de datos y malas praxis en la difusión de fake news, o el de Apple, que usa la privacidad como elemento diferencial en la oferta de sus iphones, convertidos en búnkeres inexpugnables.

2.- Cyberseguridad

No puedo decir que la inversión en cyberseguridad sea una novedad en 2021 porque lleva siendo tendencia desde hace 10 años. No solo es necesaria para cumplir con las exigencias de privacidad, sino también para evitar otras amenazas desgraciadamente habituales como robos de identidad, ataques de ramsonware, etc

3.- Teletrabajo

El teletrabajo se convirtió en tendencia sorpresa en 2020 por efecto del coronavirus y seguirá siéndolo en 2021. Los usuarios no solo hemos aprendido a usar distintas plataformas de videoconferencia, aplicaciones VPN, herramientas remotas, etc, sino que nos hemos habituado a sus protocolos de uso. El teletrabajo trae además nuevas formas de trabajar, en las que rompemos las limitaciones de las fronteras geográficas. Ya no es necesario que asistamos físicamente a nuestro puesto de trabajo, ni siquiera que vivamos en la misma ciudad. Esta es el principio en el que se basan algunos movimientos como los agrogeeks y tecnorurales o los nómadas digitales.

4.- Vehículo eléctrico

El 2021 será el año de la consolidación del vehículo eléctrico puro (cero emisiones), continuando con la tendencia de los últimos años. También será el año de la investigación aeroespacial para introducir la transmisión eléctrica en la aviación, uno de los grandes contaminantes en el ámbito del transporte. Rolls-Royce ya está trabajando en una aeronave eléctrica denominada “Spirit of Innovation”.

5.- Regulación más exigente de las grandes tecnológicas

Hay una gran preocupación en muchos gobiernos porque una empresa como Google lidere las búsquedas en Internet a nivel global sin apenas competencia o porque Amazon se convierta en los grandes almacenes globales eliminando el negocio local. Además, las grandes tecnológicas suelen utilizar la llamada “ingeniería fiscal creativa”, que es muy mal vista por las sociedades europeas. Por eso los Gobiernos continuarán intensificando sus batallas legales para poner coto a monopolios y fuga de impuestos. Son múltiples los ejemplos que hemos visto ya: la “tasa google” a las tecnológicas de la UE, la prohibición de Tik Tok y WeChat por parte de la administración Trump, las restricciones a Twitter en China, etc. Seguiremos viendo muchas más en 2021.

6.- Experiencia total

Repasando la historia reciente del diseño de productos digitales, nos encontramos con conceptos como la “experiencia de usuario” (que las aplicaciones sean útiles y amigables por parte de sus usuarios), “experiencia de cliente” (que los procesos de compra se conviertan en experiencias de alta satisfacción) e incluso “experiencia de empleado” (porque los empleados son una parte muy activa en muchos de los procesos digitales de la compañía). Por eso, en 2021 hablaremos de “experiencia total”: mejorar las experiencias digitales de todas las aplicaciones y de todas las partes implicadas (usuarios, clientes y/o empleados) para mejorar los resultados empresariales.

7.- Expansión 5G

En 2019 y 2020, tanto las operadoras de telefonía como los fabricantes de móviles empezaron a cubrir esta tecnología con sus ofertas de servicios y dispositivos, pero 2021 será el año de la expansión comercial. El 5G se ha asociado con multitud de conspiraciones que vinculan el COVID, las vacunas y un malvado Bill Gates que quiere apoderarse del mundo controlando la población. La realidad es más aburrida: El 5G no es más que la quinta generación de las tecnologías de transmisión inalámbrica. Por simplificar, no es más que un 4G mejorado, unas 20 veces más rápido que el 4G. Al igual que cuando pasamos de 3G a 4G pudimos ver vídeo en nuestro móvil o hacer videollamadas con normalidad, con 5G se amplia la capacidad de transmisión de nuestros terminales. Por eso podremos ver vídeos en 4K o jugar a juegos de alta exigencia gráfica. Además prepara el camino para las tecnologías que vienen como el coche autónomo (que precisa de una cantidad ingente de datos), la realidad aumentada, el vídeo UHD, etc

8.- Internet del Comportamiento (IoB)

Las siglas IoB (Internet of Behaviour) hacen referencia al uso de los datos biométricos como sensores de pulseras de actividad, datos sobre estilos de conducción de vehículos, rutinas de actividad diaria, etc, para ofrecer servicios personalizados y a medida. Un ejemplo de servicio IoB sería una bonificación de un seguro de salud para aquellas personas con una actividad física frecuente en sus wearables o descuentos en el seguro del automóvil para los conductores con un estilo de conducción comedido reportado por los sensores de su coche eléctrico. Aunque Gartner sitúa en 2025 la popularización de este tipo de servicios basados en IoB, el 2021 será el año del despegue de la oferta comercial.

 

Como es habitual, el programa completo está disponible aquí. Mi intervención a partir del minuto 8.

Feliz 2021

Etiquetas

, , , ,

Ya es tradición en este blog que mi último post del año sea para publicar el christmas que enviamos desde mi agencia, El Equipo E, a clientes y amigos. El histórico de todos los años anteriores, desde el año pasado hasta el muy lejano 2012 está aquí: 2019, 201820172016201520142013 y 2012.

Y para acabar, no voy a opinar sobre el año 2020, porque ya se ha dicho todo. Creo que las ganas de pasar página y el deseo de vivir un nuevo año “normal” son generalizadas, así que me uno a los vítores por ese 2021. ¡Feliz año nuevo!

Centenials, Millenials, Generación X y Babyboomers. Colaboración de diciembre en Capital Radio.

Etiquetas

, , , , , , , ,

En mi última colaboración del año en el Afterwork de Eduardo Castillo en Capital Radio repasamos las características generacionales y sus repercusiones en las empresas de las últimas generaciones: Centenials (los nacidos sobre al año 2000), Millenials, (nacidos sobre 1990), la Generación X (nacidos sobre 1980) y los Baby boomers (nacidos antes de 1970).

Centenials o Generación «Z»

Llamamos Centenials a los nacidos entre 1996 y 2010. Son los más jóvenes, pero los primeros centenials ya tienen veintitantos años y se están incorporando al mercado laboral.

Es una generación puramente digital. Nacieron y crecieron con un móvil conectado a Internet en la mano. Como consecuencia, proyectan una identidad digital muy activa, con un sentido de la privacidad más relajado y se comunican mejor con imágenes que con palabras. Son emprendedores y autodidactas, plenamente conscientes del tremendo acceso a la información del que disponen.

Su vida transcurre en tiempo real, el aquí y el ahora. Consumen contenido en streaming y son grandes usuarios del ecommerce, los videojuegos y eSports, mensajería y comida a domicilio.

Por otra parte, no están nada interesados en los medios tradicionales. Menos del 25% ve la TV. Tienen una gran resistencia a la publicidad tradicional y se informan de las noticias vía redes sociales. Son más sensibles a lo que dice un youtuber o un influencer que lo que aparece en un periódico.

Y un último dato curioso: de los centenials mayores de 18 años, más del 50% no tiene carnet de conducir y manifiesta que no piensa obtenerlo. El gran sueño dorado de las generaciones anteriores se diluye entre los centenials.

Millenials o Generación «Y»

Bajo la denominación de Millenials se incluyen todos los nacidos entre 1983 y 1995. Son la primera generación que creció con la digitalización.

Han sido calificados de ni-nis, de generación aburguesada y poco emprendedora, aunque la realidad es que no lo han tenido nada fácil. Su acceso al mercado laboral se vio frustrado por la gran crisis económica del 2008, a pesar de ser la generación mejor preparada que hemos tenido en España.

También son la generación que impulsaron nuevos valores como el deporte, el estilo de vida saludable, la ecología y el voluntariado, que nunca antes habían estado entre las prioridades de las generaciones anteriores.

A nivel profesional, los Millenials valoran los ambientes creativos, el tiempo para proyectos personales y el balance entre vida profesional y personal.

Generación «X»

La Generación X comprende a los nacidos entre 1970 y 1982. Somos (y hablo en primera persona del plural) la generación que conoció la expansión masiva de la informática personal y del inglés como segunda lengua, aunque la digitalización ya nos pilló en nuestra etapa profesional.

La Generación X desciende de familias más conservadoras, por lo que mantenemos un sentido de la privacidad más restrictivo y publicamos menos contenido en redes sociales. Quizás por eso no somos tan dependientes de lo digital y equilibramos nuestra vida entre el uso de medios clásicos (TV, periódicos, revistas) con los nuevos medios, las plataformas y el ecommerce.

Vivimos el primer esplendor del consumismo, a pesar de que todavía quedaban muchos años para que surgiera el concepto de low-cost.

Baby Boomers

Los baby boomers son los nacidos antes de 1970, hasta aproximadamente 1950. Es la generación más numerosa en España (unos 12 millones) y fueron responsables de la transición en España e impulsores del cambio social.

Vivieron un gran cambio generacional entre sus padres marcados por la post-guerra y sus hijos (de la Generación X) abiertos a la globalización y el consumismo.

Son una generación de trabajadores incansables, de grandes profesionales, muy fieles a una empresa, con carreras lineales de varias décadas. Valoran la estabilidad, la seguridad y las jerarquías.

De manera natural, su medio de comunicación favorito es la televisión y son resistentes a las tecnologías y la digitalización. Aunque han adoptado el uso de redes sociales como Facebook de una forma sorprendentemente activa.

El programa completo está disponible aquí. Mi intervención a partir del minuto 10.