Etiquetas

, ,

frankunderwood

No me considero un serieadicto pero reconozco que me gustan y me engancho con facilidad. No soy de los que están a la última con la serie de moda, pero procuro escuchar las recomendaciones de mis amigos seriéfilos. La última recomendación fue House of Cards así que durante el verano hice un buen intensivo y me tragué las cuatro temporadas disponibles del tirón.

Reconozco que le he cogido simpatía a los Underwood y más en estos tiempos que corren de la política española. Asistir a los tejemanejes y traiciones de Frank Underwood y compañía, me hacía imaginarme lo que debe suceder en el día a día de los partidos políticos españoles. Y si no, que le pregunten a Sánchez.

Durante los más de 50 capítulos asistí perplejo a las negociaciones que unos y otros hacían para consolidar sus posiciones, así que me decidí a recopilar estas seis técnicas de negociación. Tranquilos, no incluye spoilers.

Primero – “Mejor hacer algo que no hacer nada”. Los Underwood repiten esta frase en varias ocasiones. Cuando ven aproximarse algún desastre, analizan la situación y no dudan en pasar a la acción, aunque a veces puedan correr el riesgo de equivocarse. Sería la estrategia contraria al llamado “Método Rajoy”: aguantar y aguantar hasta que el problema se enquiste y con suerte, se arregle sólo. Personalmente opino que ninguna de las dos es más acertada que la otra y que ambas pueden funcionar según la ocasión.

Segundo – El camino más corto entre dos puntos puede que no sea una línea recta. Cuando hablamos de negociación, hay veces que lo más inteligente no es mostrar tus cartas a la primera y tendrás que ir trabajando sobre el contexto de la otra parte antes de hacer un posicionamiento directo. En House of Cards, Frank Underwood utilizó muchas veces esta estrategia: mover a otras personas hacia su posición hasta que el adversario se supiera acorralado y no tuviera más remedio que aceptar las condiciones que le imponía.

Tercero – El poder de una sonrisa. Incluso cuando Frank Underwood estaba en sus momentos más críticos, su rostro se transformaba por completo cuando saltaba a los escenarios o entraba en una sala de reuniones. Su sonrisa, su lenguaje corporal y los gestos de la cara transmitían confianza, cercanía, amistad,… aunque por dentro todo fuese soberbia, odio y ansia de poder. En este particular es especialmente destacable el impresionante trabajo de Kevin Spacey dando vida a Francis Underwood.

Cuarto – “Si no te gusta el juego, cambia el tablero”. De nuevo, es una frase repetida varias veces por los Underwood a lo largo de la serie y resume muy bien una estrategia habitual de los expertos en negociación. Si las cosas no van por buen camino, rompe las reglas e inicia un nuevo juego. Con otras normas puede que tengas más posibilidades de ganar.

Quinto – Confiar plenamente en tus capacidades. Los Underwood se saben excepcionales, por su capacidad de trabajo y en su caso, también por su falta de escrúpulos. La autoestima y la confianza en ti mismo son vitales para la negociación y también en otros ámbitos como el deporte o el emprendimiento.

Sexto – Conocer bien a tu adversario. De nuevo estamos ante una regla que aplica en muchos ámbitos. El conocimiento siempre te da ventaja. Frank Underwood, ayudado por su fiel (y siniestro) secretario Douglas Stamper, iniciaba cualquier proceso investigando a su oponente, tanto en lo políticamente correcto, como en lo que iba más allá, y no dudaba en aplicar todo lo que estaba en su mano para imponerse.

Hasta aquí las estrategias que te puedo recomendar, pero aprovecho este post para añadir otras tres más que utilizaba Underwood y con las que NO estoy de acuerdo. Estas serían las tres estrategias de negociación que NUNCA podría recomendar a nadie:

Primero – Salidas de tono. Si la cosa se ponía tensa, Frank Underwood tenía impactantes salidas de tono que dejaban a sus adversarios tremendamente confusos, con una mezcla de preocupación y asombro, incluso miedo.

Segundo – Mentir.  Los Underwood se marcaron importantes faroles y no dudaron en colar mentiras bastante gordas. El problema venía cuando alguien destapaba alguna de ellas. El camino de la mentira siempre acaba mal y el esfuerzo que tendrás que hacer para rectificar si te pillan, suele ser mucho mayor que resolver el problema sin mentiras.

Tercero – Matar a tu oponente. (OJO SPOILER). Cuando pensábamos que lo habíamos visto todo en las despiadadas luchas de poder de House of Cards, Frank Underwood se marca un momento de crueldad difícil de superar, acabando sin remordimiento alguno, con aquel que se interponía en sus planes. Y sólo hay algo peor que matar a tu oponente: volver a hacerlo unos capítulos más tarde :-)

Anuncios