Etiquetas

, , , , , , ,

Plano-de-casa

Leía hace unos días en este artículo de Idealista News sobre una nueva tendencia en el ámbito inmobiliario: el personal shopper. Realmente debería tener otro nombre, algo así como “asesor inmobiliario“, pero con lo manido que está todo en este sector y lo fardón que es el adjetivo “personal shopper“, muy asociado a la moda, creo que el calificativo viene para quedarse.

No hay duda de que el sector inmobiliario español necesita un buen repaso. Me supongo que la mayoría de vosotros habréis tenido alguna experiencia con una inmobiliaria, aunque sólo sea para comprar o alquilar una casa. En mi opinión, la experiencia es bastante mediocre: personal poco preparado, poca predisposición y nulo conocimiento legal y fiscal. Los años del boom multiplicaron las agencias inmobiliarias y como se vendía casi cualquier cosa, daba igual como hicieran su trabajo. A día de hoy, el servicio de una inmobiliaria se ha reducido a la simple tarea de “abrir la puerta”, porque todo lo demás lo tendrá que hacer el cliente por su cuenta. De hecho, si quieres vender tu casa, mi consejo es que no uses una agencia inmobiliaria porque serán los primeros interesados en convencerte para reducir el precio de cara a vender cuánto antes, ya que su comisión será prácticamente la misma. Hay diversos estudios que demuestran que los pisos vendidos por agencia son más baratos que los vendidos entre particulares.

Por todo ello, creo firmemente que es un sector donde se pueden hacer las cosas de otra manera. Ya lo demostraron los portales inmobiliarios hace 10 años y por eso Idealista o Fotocasa son dos grandes empresas que prestan un servicio excelente en un sector tan difícil y competido. Creo también que el servicio de asesoría inmobiliaria debería de pasar de “el que vende” a “el que compra y por eso, el servicio de Personal Shopper Inmobiliario (o llámalo como quieras, aunque no sonará tan “cool“) tiene todo el sentido del mundo.

El personal shopper será el encargado de acompañar al comprador en todo el proceso: ayudarle a seleccionar zonas, buscar las mejores opciones con conocimiento real de mercado, visitar las viviendas previamente para ofrecer sólo las mejores opciones, hacer un estudio previo de condiciones legales y fiscales, negociar precios y condiciones, proponer contratos, gestionar hipotecas, tasas, notaria y registro y en definitiva, hacer que todo sea fácil y transparente para aquella persona que quiere comprarse una casa y no tiene ni idea de cómo hacerlo.

Cuando nos planteamos comprar una vivienda, probablemente nos enfrentemos a una de las decisiones más importantes de nuestra vida, o al menos, a una de las compras que más implicaciones va a tener en los próximos años. Por tanto, el contar con un apoyo sólido me parece algo realmente interesante. Así se podrían haber evitado casos dramáticos que todos conocemos de gente viviendo en casas que no pueden pagar o en viviendas que no eran lo que parecían.

En resumen, el sector inmobiliario está pidiendo a gritos un cambio y creo que por aquí pueden ir los tiros de cómo debería transformarse en la próxima década. Estoy tan convencido que si yo tuviera que montar un nuevo negocio, sin duda, sería éste.

Anuncios