Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Trading

Como estudiante de ingeniería, aprendí que la ciencia tiene poco margen para la interpretación. El resultado obtenido es blanco o negro, 0 o 1, positivo o negativo.

La economía tiene en mi opinión, menos de ciencia exacta y más de sociología. Sin ir más lejos, los gráficos bursátiles reflejan el “sentimiento de mercado”, algo completamente subjetivo. La interpretación que los economistas hacen de la bolsa o las respuestas que dan a grandes cuestiones como qué originó la crisis o cómo podemos salir de ella, son completamente alejadas según a quién preguntes. Y esto es porque la economía se siguió alejando de la ciencia e incluso de la sociología, para iniciar una relación cada vez más íntima con la política, “la ciencia más interpretable y menos ciencia” que existe.

Unir política y economía está de moda. Todos los grandes partidos fichan a economistas-estrella afines a sus ideales para diseñar sus programas. Me queda la duda de qué fue antes: el huevo o la gallina, el ideario del partido o el sesgo del economista. Varoufakis se ha convertido en el fichaje de moda en Europa. En España también hemos vivido los fichajes de economistas-estrella por parte de los grupos políticos: Podemos, Ciudadanos y hasta el PP de Esperanza Aguirre.

Si la política en Europa y en particular en España, ya estaba liada de por sí, no sé si la incorporación de economistas al juego va a solventar algo o va a complicarlo aún más. Veremos.

Anuncios